La moda sustentable se imponeen las pasarelas y vidrieras del mundo. Cada vez son más los diseñadores que apuestan a las creaciones a partir del reciclado o del uso de materiales que no dañan al medio ambiente ni generan nuevos residuos.

Alter Made, la nueva firma de la compañía española Mango, y la primera que el grupo, lanza una plataforma digital convertida en la única vía de acceso a sus colecciones y productos en esta nueva marca de moda que aboga por un nuevo modelo de compra más reflexivo y consciente, han pasado ya así pues a ponerse a disposición del público de España, Francia, Alemania y los Países Bajos.

“Estamos muy emocionados de ver que Alter Made es una realidad hoy y que tantas personas podrán acceder a contenido y productos que encajan con sus valores”, detalló a través de un comunicado, Alejandra Mur, directora de Alter Made.

“El bienestar, el consumo consciente y la sostenibilidad serán los pilares de nuestro trabajo”, agregó, y “los animamos a seguir de cerca todo lo que vamos a seguir haciendo”.

Frente a la dictadura de las tendencias y de los ritmos acelerados que habitualmente han venido marcando desde la industria de la moda, y a los que sin duda también también han contribuido la explosión de las redes sociales desde las que se fomenta la inmediatez y el valor de lo efímero y de lo pasajero, desde Alter Made se defiende una nueva cultura y un nuevo modo estilo de vida “slow”.

Para tal fin, desde la nueva marca de moda ofrecen un nuevo universo de prendas atemporales confeccionadas a través de una red de proveedores en proximidad, y de materiales de gran calidad de origen natural y biodegradable.

Priorizan para esto el uso de un algodón orgánico, cuyo cultivo resulta más beneficioso para el medio ambiente y para la optimización del uso de los recursos, así como el otras fibras recicladas, como las de cashmere, o el de tejidos más innovadores como el SeaCell, un hilo compuesto por fibras 100 por cien biodegradables y por algas marinas recolectadas de manera sostenible mediante un innovador proceso totalmente ecológico.

“Controlamos la trazabilidad de las materias primas y trabajamos con materiales que cuenten con certificados de sostenibilidad”, explican desde Alter Made, al tiempo que defienden su apuesta por una producción de tiradas cortas, con el fin de “respetar los procesos de manufacturación y para evitar el derroche de materias primas y de energía”. Además de ello, “la transparencia es un elemento clave”, razón por la que “el proveedor de cada producto se encuentra en la página web”.

Dar a conocer a las personas que confeccionan nuestras prendas es una forma de reconocimiento y pone en valor su trabajo”, destacaron desde la firma de moda, sobre unos profesionales que “se escogen cuidadosamente”, poniendo atención en que “todos ellos cuenten con auditorías sociales que aseguren que sus empleados llevan a cabo su trabajo en un entorno laboral seguro y agradable, y que cuentan con condiciones laborales éticas y justas”. Además de ello “todos ellos son de proximidad”, remarcan, “lo que nos permite reducir los kilómetros que recorren los productos y reducir así la huella de carbono”.

Las primeras piezas de Alter Made van desde jerséis, chalecos y cárdigans, a los vaqueros, camisas, camisetas, musculosas, pantalones tipos joggers, prendas de abrigo, e incluso velas y bufandas, construidas a partir de una elegante paleta de tonalidades neutras, a base de blancos, negros, grises, marrones y acentos en azules y en beigess. Colores que no hacen sino reforzar el corte atemporal de las prendas, característica con el que la marca refuerza su discurso alejado de las tendencias, y en lo que logra colocar como un elemento más que permitirá alargar la vida útil de cada una de las prendas, y con ello su valor sostenible.

Comentá y expresate