Tras la tragedia en Punta Mogotes, en la que una mujer y su pequeña hija fallecieron aplastadas por los escombros tras el derrumbe de varios balcones de un edificio ubicado en Puan y Acevedo, obreros armaron una bandeja para evitar que se siga cayendo mampostería.

El fiscal Pablo Cistoldi caratuló la causa como “homicidio culposo” y aseguró que todavía no hay ninguna persona imputada aunque trabajan en la determinación de grado de responsabilidades de los diferentes actores en el hecho.

En el lugar están liberando la vereda para que los locales puedan abrir lo antes posible. Los locatarios se reunieron con el administrador Jorge Bianchi porque quieren volver a trabajar lo antes posible.

El edificio fue construido hace 50 años y debido a la antigüedad del mismo, resulta muy difícil poder apuntar contra el arquitecto encargado de la construcción original.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate