El precandidato a intendente de Juntos por el Cambio Guillermo Montenegro salió al cruce de una “campaña” en redes sociales que se transformó en tendencia, que promueve el boicot contra distintas empresas entre las que se encuentra Cabrales y sostuvo que “me preocupa e indigna”, al tiempo que indicó que “defiendo a cada empresa marplatense que genere trabajo”.

“Me preocupa e indigna el acoso por parte de sectores del pasado contra una empresa marplatense. Utilizar el boicot en redes a una empresa es fascismo 2.0”, señaló Montenegro y enfatizó que “cuando promovés el boicot, no estás perjudicando a la empresa, estás perjudicando a los puestos de trabajo que esa empresa genera y a los que puede generar a futuro”.

Esta campaña en redes que se transformó en tendencia en twitter e impulsa el boicot para la empresa cafetera local, “tiene que ver con un pasado al que no queremos volver, y es muy cobarde”, señaló Montenegro al tiempo que agregó que "no es defensa de una empresa o un empresario, es de los puestos de trabajo”.

El precandidato a intendente, también indicó que “estos sectores son los mismos que se quieren instalar y perpetuar en el poder, y que estuvieron 12 años gobernando y no hicieron nada. Son hipócritas, que dicen que quieren ver crecer a la Argentina y proponen boicots que justamente van en contra de esa posibilidad”.

“Mauricio (Macri) y María Eugenia (Vidal) encabezan una transformación profunda para también cambiar estas cosas, con transparencia, con honestidad, con escucha y diálogo”, consideró Montenegro y concluyó: “No podemos permitir que la intolerencia y el odio vuelvan a ser moneda corriente”.

Comentá y expresate