El 10 de diciembre de 2019 Guillermo Montenegro asumió la intendencia de General Pueyrredon. Con una campaña vertiginosa, en menos de dos años logró posicionarse como candidato, ganarle la interna a Vilma Baragiola y cosechó más de 160 mil votos en las elecciones generales para poder llegar a la intendencia.

Asumió con un discurso conciliador. Ante un Concejo Deliberante lleno, hizo un llamado a la unidad y se comprometió a que "no haya dos Mar del Plata".

Una de las primeras medidas más significativas de su gestión fue la restitución de la bonificación docente que había quitado el ex intendente Carlos Arroyo. De esta manera, cumplió una de sus promesas de campaña.

El jefe comunal siempre centró dentro de sus políticas públicas la seguridad. Montenegro, debido a su experiencia en Capital Federal, decidió crear una Mesa de Emergencia compuesta por distintos representantes de la salud, la seguridad y Defensa Civil.

Este cónclave sería fundamental ante uno de los mayores siniestros de la historia de Mar del Plata: el incendio en la sede de la distribuidora Torres y Liva.

El incendio ocurrió el 15 de diciembre de 2019 y no sólo destruyó la distribuidora sino que las llamas se propagaron a edificios linderos, con lo que afectó a 47 departamentos y obligó a que casi 150 vecinos fueran evacuados. A pesar de la magnitud del incendio, no hubo víctimas fatales.

demolicion torres y liva port.jpg

Cinco días más tarde, prohibió en el partido de General Pueyrredon el uso y la venta de pirotecnia sonora.

El 26 de diciembre, el intendente, junto a todo su gabinete, firmó un decreto donde se bajó el sueldo un 20%. Además, los salarios de sus secretarios disminuyeron un 15%.

En estos 100 días de gestión, Montenegro mantiene una buena relación con el gobernador de la provincia Axel Kicillof. A pesar de las diferencias políticas, en más de una oportunidad se mostró en conjunto con la ministra de Desarrollo de la Comunidad de provincia de Buenos Aires, Fernanda Raverta.

"Que la ministra de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia sea marplatense nos genera esperanza y de nuestra parte va a encontrarnos siempre dispuestos para trabajar en conjunto en pos de mejorar la vida de las personas más vulnerables de nuestra ciudad", aseguró durante la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante.

montenegro costa raverta.png

De todas formas, a principios de febrero tuvo su primer cruce con el mandatario provincial por el plan "Escuelas a la obra". El kirchnerismo acusó al intendente de no querer firmar el convenio para implementarlo y desde la comuna cuestionaron la comunicación interna entre la directora de Educación de la provincia, Agustina Vila, y el gobernador. A pesar de la polémica y de los cruces mediáticos, el jefe comunal firmó el convenio en La Plata.

A diferencia de lo que fue la gestión de Carlos Arroyo, Montenegro viene manteniendo una buena relación con el Concejo Deliberante. Logró aprobar la designación de sus funcionarios, el presupuesto y la emergencia sanitaria.

Con la llegada del coronavirus al país, todo se vio revolucionado. El jefe comunal suspendió las clases antes que el Gobierno nacional y provincial. Licenció a los empleados municipales que pertenecen a los grupos de riesgo y mediante el decreto 469 decidió el cierre de bares, restaurantes, balnearios y desalentó la llegada de turistas a la ciudad durante el fin de semana largo.

Comentá y expresate