A 22 de días del crimen de Fernando Baéz Sosa en Villa Gesell, el intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, se pronunció sobre el ataque mortal de una patota de rugbiers a un joven a la salida del boliche Le Brique.

"Los jóvenes no se transforman en violentos en los boliches, vienen desde la casa, de sus clubes y de sus entornos. Por eso es difícil que el Estado pueda solucionar esto cuidando solamente lo que pasa en un boliche", expresó el jefe comunal en declaraciones a Radio Brisas.

"Tuvimos que cuidar Playa Grande, que es un lugar de divertimento, con la guardia de Infantería", advirtió Guillermo Montenegro.

Montenegro subrayó que "tenemos que solucionar un problema como sociedad" y graficó que "tuvimos que cuidar Playa Grande, que es un lugar de divertimento, con la guardia de Infantería".

"El primer problema somos nosotros como padres", dijo Montenegro.

"El deporte es sano y tiene sus valores, como la educacion y el respeto, pero estos jóvenes (en referencia al grupo de 10 rugbiers) cometieron un delito", sentenció el jefe comunal.

Por último, enfatizó en que "la seguridad es multicausal" y consideró a la presencia del Estado como "la clave para combatir el delito".

Comentá y expresate