Mientras se recupera en su casa de una operación de cadera, el intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, no se puede desconectar de las dos prioridades actuales de su gestión: la situación sanitaria y la reactivación económica en el marco de la pandemia. En esa búsqueda, el jefe comunal ya le apunta al verano: “Vamos a tener una oportunidad con el turismo y la tenemos que hacer valer”, señaló en diálogo con Telediario.

"La postpandemia está dejando al mundo de manera diferente. En nuestra ciudad hay algunos puntos muy fuertes: la pesca, el cordón frutihortícola y el turismo. Yo veo muy difícil que alguien quiera irse del país en el verano que viene. Va a ser una oportunidad que tenemos que hacer valer y estar a la altura de las circunstancias”, remarcó Montenegro. “Estamos pensando en cómo van a llegar los empresarios y los empleados, sabiendo la importancia que tienen ellos al momento de la vuelta a la actividad. Eso va a ser cuando el AMBA esté mejor, porque nuestro turismo viene de ese sector", agregó.

"Yo tengo la oportunidad de hablar con especialistas y alcaldes de otros países. El dinamismo de esto es algo que nos sorprende día a día. Estamos en una buena situación sanitaria y no podemos aflojar. Está todo dado para que no tengamos un problema en el sistema sanitario, pero siempre la posibilidad de tener un brote va a estar si no hacemos las cosas bien".

Con respecto a la situación de los sectores que aún no pudieron volver a la actividad, Montenegro indicó que "hay muchos que no están incluidos en ninguna fase. Buscamos que haya una evaluación epidemiológica. Esto no es una puja política. Tenemos que ir viendo lo que son los fotógrafos, las distintas academias o ver qué tipo de gastronomía, dividirlo por fases, como los bares al aire libre... La mirada va a estar puesta siempre en la salud y en la vida de los marplatenses".

Sobre la insistencia por la apertura de esos rubros, sostuvo que "yo tengo diálogo permanente con el gobernador, con el jefe de gabinete de la provincia y con los ministros nacionales. Lo vamos a seguir hablando, pero siempre teniendo muy claro que el cuidado de la salud y de la vida es clave".

Tras recordar que "nosotros no tenemos circulación viral acreditada", Montenegro reconoció que “nosotros siempre planteamos el hecho de que los 21 días en una ciudad como Mar del Plata es sumamente complejo. Lo he hablado con el presidente y con el gobernador y me parece que se pueden buscar soluciones alternativas, como actualmente estamos haciendo en el Concejo Deliberante. Es una forma en la que podemos administrar la cuarentena de un modo en que los indicadores sanitarios lo permitan".

“EN LOS ÚLTIMOS DÍAS NO PODÍA CAMINAR BIEN”

Montenegro se operó el último sábado de la cadera y, si bien recién comienza con la rehabilitación, admitió que se siente mejor que antes de la operación. “Dolía mucho antes, estoy muy contento de haberlo hecho porque uno se da cuenta lo que estaba sufriendo. Me duele menos que antes de la operación. Estoy contento con la decisión porque en los últimos días no podía caminar bien y me limitaba mucho. Además, con la llegada de Tomás, mi hijo que va a nacer en un mes y medio, iba a ser difícil”.

"Es un reemplazo de cadera, uno tiene que cuidarse para caminar despacio, con muletas. En un mes y medio, uno ya está en actividad plena, de vida normal. Esta semana ya me voy para la oficina", concluyó el intendente.

Comentá y expresate