Un intento de robo terminó de una forma insólita luego de que el ladrón reconociera a su víctima. El hecho ocurrió en Rosario cuando un joven que llegaba a su casa fue sorprendido por dos motochorros que, en lugar de robarle, terminaron fundidos en un abrazo.

Embed

Las imágenes fueron captadas por las cámaras de seguridad de una casa vecina al domicilio de la víctima. Cuando bajó de su moto, se acercó hasta la puerta y mientras estaba buscando las llaves en su mochila no advirtió que la moto se acercaba hasta que le frenó al lado.

Uno de los delincuentes se bajó del vehículo a punta de pistola y se le abalanzó, pero entonces se miraron los dos y todo cambió en un segundo.

El ladrón y la víctima del robo eran amigos y se reconocieron justo a tiempo para que el primero desistiera de sus intenciones. En lugar de asaltarlo, lo saludó con un abrazo y volvió a subirse a la moto donde lo esperaba su cómplice.

Toda la secuencia fue registrada por una cámara de seguridad y el video fue compartido después por Rosario3. Las imágenes, que no superan los 30 segundos, concluyen con el joven que se salvó de ser asaltado saludando con la mano a los dos sujetos mientras se van del lugar.

Tras la viralización de la grabación, varios usuarios de las redes sociales manifestaron que a pesar de la amistad que unía a los dos hombres el hecho no deja de ser “una tentativa de robo calificado”. Otros, en cambio, destacaron los “códigos de barrio”.

Comentá y expresate