En el ámbito municipal, el 2018 estuvo marcado por una puja salarialentre el Ejecutivo local y la cúpula del Sindicato de Trabajadores Municipales. Las reiteradas medidas de fuerza afectaron y afectan el normal funcionamiento de las oficinas municipales.

Al conflicto paritario, donde los sindicalistas y funcionarios no pueden llegar a un acuerdo en el aumento salarial correspondiente a los trabajadores, se sumó un nuevo foco: los docentes municipales.

municipales 1.jpg

El intendente Carlos Arroyo, acompañado por su secretario de Educación, Luis Distéfano, y su secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, le quitó por decreto a los docentes un beneficio económico que recibían desde hace más de dos décadas.

La decisión provocó medidas de fuerza y una pelea con el Concejo Deliberante. Los funcionarios fueron interpelados, los ediles derogaron el decreto y el jefe comunal llegó a la Suprema Corte de Justicia para poder implementar su recorte salarial.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate