Carlos Bustamante, el padre del nene asesinado en Miramar en 2011, murió este sábado por la tarde como consecuencia de un brutal ataque sufrido el viernes al mediodía, mientras dormía en su casa.

Bustamante, de 62 años, había sufrido graves heridas, como fractura de cráneo y politraumatismos. Pese a los esfuerzos médicos, falleció a las 16,45 en el Hospital Interzonal tras un día de agonía.

Por el hecho fue detenida Verónica González, de 50 años, esposa de Bustamante y madre de Gastón, el nene asesinado en la misma casa hace 8 años, en un hecho por el que no hay ningún detenido (Julián Ramón, novio de la hermana de Gastón, fue imputado pero se le dictó la falta de mérito).

Tras el ataque de este viernes a Carlos Bustamante, los investigadores empezaron a sospechar de González cuando los testimonios brindados por los testigos no coincidían entre sí. También descubrieron que la versión inicial de la mujer, tras llamar a la policía, difiere del relato de los testigos. A su vez, en la vivienda no se registró ningún indicio de robo ni ninguna otra circunstancia que permita sospechar de una persona que no sea del círculo familiar.

González fue trasladada al Destacamento Femenino y este sábado por la mañana se negó a declarar ante la fiscal Florencia Salas. Está imputada por "homicidio agravado por el vínculo".

Comentá y expresate