Murió el hombre que había recibido un disparo en la cabeza en medio de un confuso episodio ocurrido en una casa del barrio Pompeya, donde autoridades policiales también encontraron herido por golpes al propietario de ese inmueble.

Fuentes policiales confirmaron el fallecimiento de quien fue identificado como Carlos Delfino, de 57 años, víctima de al menos un proyectil disparado por arma de fuego que le provocaron lesiones y hemorragias letales en masa encefálica. Otras tres balas le dieron en una extremidad y el pecho.

Con vida lo traslado un servicio de emergencias médicas hasta el Hospital Interzonal General de Agudos, donde se dispuso quirófano y todo el esfuerzo profesional, pero nada alcanzó debido a la extrema gravedad del caso.

Aun se desconoce el origen preciso que derivó en este trágico enfrentamiento. En principio trascendió que Delfino y otro hombre llegaron hasta ese domicilio con intenciones de cobrarle una deuda al dueño de casa. Se habría generado una tensa discusión que derivó en agresiones mutuas. El propietario, identificado como Marcos Venerus, de 29 años, se defendió a tiros, acción en la que hirió a uno de sus atacantes. El otro huyó y en su salida habría sido cuando mató a puñaladas a un perro dogo que pertenecía al autor de los disparos.

La policía pudo secuestrar en el lugar de los hechos el arma de fuego con la que se ejecutaron los disparos que resultaron mortales para Delfino y el arma blanca con el que lo habrían atacado y, luego, también matado a su mascota.

La justicia investiga ahora esos detalles. Por lo pronto, confirmado el fallecimiento de Delfino, el fiscal Juan Pablo Lódola pidió la detención de Venerus, que sufrió heridas menores y ahora está imputado por el delito de homicidio calificado por uso de arma. Permanece alojado en la UP 44 de Batán y se pudo confirmar que registra antecentes por delitos contra la propiedad automotor.

Comentá y expresate