Luis Miguel Gómez, el hombre de 36 años que había sido baleado en el barrio Juramento, murió este viernes en el Hospital Interzonal de Agudos.

La causa, que un primer momento había sido caratulada como "abuso de arma y lesiones" por la fiscal Andrea Gómez, será recaratulada como “homicidio“.

El hecho ocurrió el miércoles cerca de las 20 en Benito Lynch y Lanzilotta, cuando Gómez le dijo a su pareja que iba a realizar un reparto de viandas y fue baleado por la espalda.

La víctima fue trasladada en grave estado al HIGA y estuvo internada 48 horas en el área de terapia intensiva. Su estado de salud se agravó en las últimas horas y este viernes se confirmó su fallecimiento.

Los investigadores del caso descartan un intento de robo y sospechan que el agresor confundió al repartidor con otra persona.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate