La Dirección Médica del Hospital Eva Perón de Tucumán comunicó que la bebé de la niña de 11 años que había sido violada falleció hace algunas horas tras haber nacido durante la semana 23 del embarazo a través de una microcesárea.

La víctima había solicitado una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en la semana 16 de gestación. Sin embargo, las autoridades del Ministerio de Salud local demoraron la práctica hasta la semana 23. La bebé había nacido viva y estaba internada en Neonatología.

"La Dirección Médica del Hospital Eva Perón hace saber que ha fallecido hoy, a las 15:30, la paciente de sexo femenino nacida el pasado 26 de febrero de 2019, con 25 semanas de gestación y 660 gramos de peso. El hospital informa que, a pesar de los cuidados extremos brindados desde su nacimiento, esta tarde sufrió una complicación respiratoria grave que produjo su deceso", informaron.

La madre y la menor habían hecho un pedido expreso a la Justicia tucumana para acceder a la ILE, amparándose en el artículo 86 del Código Penal para casos de violación, o en caso de peligro de la salud o la vida de la gestante.

Diversas agrupaciones feministas y organizaciones defensoras de los derechos humanos denunciaron que el sistema de salud provincial dilató la decisión y cuestionaron que la cesárea no fue el procedimiento idóneo en estos casos.

El secretario de Salud provincial, previo a la intervención, había declarado: "Estoy encima de este caso de manera personal. Tengo una cercanía con la niña y su madre. La niña quiere continuar con su embarazo. Consideramos los riesgos pero ella es grande de contextura, tiene más de 50 kilos".

Sin embargo, en el Hospital Eva Perón, donde ingresó por "autolesiones", la niña habló con una psicóloga y -según reveló Página/12- dijo una frase que consta en el acta judicial: "Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo". Su madre también había firmado el consentimiento para que se lleve a cabo la práctica.

Comentá y expresate