Murió Gladys Steffani (65), la mendocina que luchó incansablemente por el esclarecimiento del crimen de su hija María José Coni (22) y su amiga, Marina Menegazzo (21) en febrero del 2016 en Montañita, Ecuador. El dolor, la impotencia, los nervios, el estrés y la ansiedad tuvieron un impacto muy nocivo sobre salud.

Los últimos meses, desde que le detectaron cáncer de pulmón, fueron muy duros para esta mujer, que de igual modo no dejaba de insistir en que hay más personas involucradas en el doble homicidio y reclamar la apertura de la tercera investigación.

"El cuerpo en algún momento te pasa factura. Ahora hay que seguir poniéndole pilas y salir adelante", había dicho la mujer hace un par de semanas sobre sus expectativas de que comience este año la tercera pesquisa.

madre.jpg

"Fue una mujer que con el dolor de la pérdida de su hija, pese a las largas y dolorosas jornadas de trabajo, siempre estaba allí pendiente de los mínimos detalles. Gladys estará ya junto a su "estrellita", así llamaba a Majo. Creo que hay vida tras la vida, ella desde la eternidad seguirá en su lucha", expresó desde Ecuador, María Dolores Coloma Pazmiño, la fiscal que lideró la primera y la segunda investigación.

"Hay personas que en esta vida te enseñan a luchar; hay otras que por su naturaleza, te enseñan nobleza e integridad, sé que ya debes estar con tu querida Jose. Fue un placer conocerte y me quedo con lo que me enseñaste. Nos vemos pronto mi leona Gladys Steffani, te quiero muchísimo no sabes cuánto bien me hiciste al entrar en mi vida", escribió Osiris David Sánchez, abogado de la familia, en su perfil de Facebook, al dar conocer la noticia del fallecimiento.

Comentá y expresate