Susana Sahuette, la mamá de Nahuel Barragán, el joven que murió tras ser atropellado y arrastrado por un militar en 2017, falleció este miércoles en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) donde permanecía internada luego de que su salud comenzara a deteriorarse.

Tras conocerse la noticia de su deceso, familiares de víctimas del delito realizaron un homenaje con carteles que expresaban: “Volá alto Susy, a reencontrarte con Nahuel”.

La mujer había perdido a su hijo el 3 de diciembre de 2017, cuando fue embestido por el ex suboficial del Ejército Yonathan Maurette, quien además lo arrastró por más de 10 cuadras bajo el chasis de su auto, recorrido en el que le produjo la muerte a Nahuel por los reiterados impactos contra el asfalto.

Maurette fue condenado a 10 años de prisión en octubre de 2019. Los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Ricardo Perdichizzi. Fue encontrado culpable de la muerte de Nahuel, de 25 años, y acusado por el delito de homicidio simple con dolo eventual.

El hecho ocurrió el 3 de diciembre de 2017 a las 4 de la mañana. Maurette conducía su Peugeot 206 cuando a la altura de Colón y 190 embistió a dos jóvenes que se reponían de una caída cuando circulaban en bicicleta. Uno de ellos desapareció de la escena: era Barragán. Un testigo presencial dio detalles precisos de todo lo ocurrido allí.

Maurette siguió su recorrido, aun con el parabrisas estallado. Estacionó el auto en la puerta de su casa y se acostó a dormir. Recién a media mañana un kiosquero advirtió que había un cuerpo debajo de ese vehículo. Llamó a la policía y confirmaron que se trataba de una persona sin vida.

Cuando llamaron a la casa de Maurette atendió la madre. El dormía y dijo desconocer de lo que se le hablaba. El test de alcoholemia que se le realizó minutos después confirmó que tenía 1,0 gramos de alcohol en sangre cuando ya habían transcurrido seis horas del incidente. También tenía marihuana en su camisa.

Comentá y expresate