Un joven de 20 años murió luego de participar en una fiesta electrónica y si bien restan conocerse detalles finales de la autopsia, todo parece indicar que murió por el consumo de éxtasis.

Se trata de Samir Velázquez, a quien sus amigos asistieron cuando se d desvaneció ya de madrugada, durante el desarrollo de esta fiesta que se había realizado en un espacio sin habilitación.

"Mi hijo fue a una fiesta que es por Camino a 60 cuadras, kilómetro 8, metido en el medio de la nada. Es una casa quinta gigante. Y consumió éxtasis, lamentablemente lo perdí", confirmó su padre, Darío, en declaraciones a Arriba Córdoba.

El caso conmocionó a la provincia de Córdoba, donde se produjo este nuevo caso en medio de acusaciones debido a la falta de controles por parte de las autoridades.

Un equipo de emergencias médicas alcanzó a asistir a Velázquez cuando estaba tendido en el piso, sin reacción ante los intentos de sus compañeros para despertarlo.

fiestas electronicas.jpg

Su padre acusó falencias en esa primera atención ya que aseguró que lo cargaron en un vehículo “como se sube a un tronco, una bolsa de papas”. Sembró dudas sobre el desempeño de la policía y los responsables municipales que no impiden el desarrollo de estos eventos que no tienen permiso.

De acuerdo a lo que pudo hablar con amigos de Samir, las fiestas electrónicas a las que él asistía solían extenderse “hasta las 4 de la tarde” por lo que insistió en la poca eficiencia de las autoridades para impedir que se realicen reuniones de este tenor.

Solo en Córdoba se han registrado cinco muertes en fiestas electrónicas en cinco años, siempre con consumo de drogas sintéticas como causa de fallecimiento. En Mar del Plata el tema siempre genera preocupación en vísperas de cada temporada estival. Hace tres años el intendente Carlos Arroyo había prohibido las denominadas raves, aunque luego se logró un acuerdo con organizadores para disponer un plan de contingencia que permita asistir a los jóvenes de manera inmediata ante cualquier problema de salud.

Aun así se registraron casos con cuadros de deshidratación importantes que demandaron el traslado de pacientes hasta una clínica privada para ser atendidos con tratamientos de mayor complejidad.

Comentá y expresate