El actor Luke Perry, conocido entre otros trabajos por su papel Dylan McKay en la serie Beverly Hills 90210, falleció este lunes a los 52 años como consecuencia de un severo derrame cerebral.

El artista sufrió el ACV mientras estaba en su casa de Los ángeles, el 27 de febrero, por lo que fue internado de urgencia. Finalmente, no pudo recuperarse. Hace cinco días, había anunciado el regreso de la ficción de los '90, pero él no iba a estar por sus compromisos en Riverdale, serie en la que interpretaba al padre de Archie, Fred Andrews.

Su representante Arnold Robinson confirmó la triste noticia. "Estuvo rodeado de sus hijos Jack y Sophie, su prometida Wendy Madison Bauer y su exesposa Minnie Sharp". Además, lo acomparon su mamá, su padrastro, hermanos y otros familiares y amigos.

"La familia aprecia el gran apoyo y las oraciones extendidas por Luke en todo el mundo y respetuosamente pide privacidad en este momento de gran luto", aseguró Robinson.

0036157725.jpg

Comentá y expresate