El coronavirus avanza de una forma violenta y Estados Unidos se convirtió en el país con mayor nivel de contagios. Una de las víctimas fatales de Norteamérica fue la argentina Andrea Halberian, quien había comenzado a sufrir los síntomas dos semanas atrás y murió el jueves por la noche en Los Ángeles.

El 22 de marzo, Halberian, de unos 40 años, reveló en las redes sociales cómo se sentía: "Como todos sabemos, estamos viviendo en tiempos muy feos. Lo que les voy a contar no es joda, lo estoy viviendo en carne propia a la distancia. Hace cinco días que no puedo respirar, hace cinco días que estoy con vómitos violentos".

"Me deshidraté mal, y estoy con fiebre", contó, y agregó: "Para los que me conocen y saben tengo una alta tolerancia para el dolor. Esto no se compara con nada que viví. Sigo sin poder respirar bien, no duermo, me duele todo el cuerpo".

"Los hospitales están que desbordan, no te pueden mantener a salvo. Tomen conciencia, dejen de joder y quédense en casa", escribió la mujer que estaba radicada en la ciudad de Nueva York y se encontraba aislada junto a su marido, Lars Christian Ottesen, en Los Ángeles, donde tuvo que asistir en reiteradas oportunidades a la sala de emergencia.

Sonia Halberian, su madre, hizo uso de las redes para expresar su dolor con una foto que mostraba una vela encendida, según publicó La Nación.

"Ser madre es difícil, pero a la distancia más aún", señaló Sonia en un posteo de hace dos semanas. Las publicaciones siguieron con mensajes motivacionales dedicados a su hija y su marido, a quien llamó "vikingo". "Qué lindo sería despertar y saber que salimos de esta pesadilla", señaló el 26 de marzo. Un día después, agradeció a todos "por los rezos y por mandar buenas ondas para Andie".

Comentá y expresate