Murió Juana Carolina Brítez, una joven paraguaya que estaba internada desde el 18 de enero en el hospital San Roque de Gonnet, Tolosa, Buenos Aires,producto de las quemaduras que le provocó su pareja, quien la roció nafta y la prendió fuego.

La víctima cursaba un embarazo de cinco meses y se trata del femicidio N° 23, registrado solo en el primer mes del 2019.

El agresor, identificado como Isidoro Brisuela Aguilar, murió al día siguiente del ataque, ya que las llamas lo afectaron gravemente y presentaba quemaduras en 70% de su cuerpo.

Por su parte, la víctima tenía 30% de su cuerpo quemado y perdió la vida durante la madrugada del miércoles, tras una larga agonía. Trabajaba como comerciante y empleada doméstica. Tenía una hija de 19 años.

Además de las heridas provocadas por el fuego, Juana también tenía heridas de arma blanca.La causa es investigada por la fiscal Ana Medina.

Comentá y expresate