Nicolás Caputo, mejor amigo de Mauricio Macri, fue echado por el Gobierno. El viernes pasado, la Cancillería oficializó su cese de tareas como cónsul honorario de Singapur en Argentina, una polémica misión que generaba críticas internas dentro del macrismo por las incompatibilidades del caso.

El martes a la noche, el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves , fue quien tuiteó que “por decisión del Estado argentino”, Caputo, (“emblema de conflicto de intereses y los negocios en perjuicio de los argentinos no es más cónsul de Singapur en nuestro país”) dejaba de ocupar ese rol. La decisión cobró mayor dimensión porque el presidente Alberto Fernández retuiteó a Chaves.

Embed

Desde la jefatura de Gabinete de Cancillería contaron a Clarín que a Caputo se le aplicó un artículo de la Convención de Viena sobre la terminación de actividades consulares por la que se notificó al Estado que envió a un funcionario (en este caso Singapur que asignó a Caputo la misión de ser su cónsul aquí) a la Argentina (que es el estado receptor).

Ocurre que lo polémico en el caso de Caputo es que desde el 10 de marzo de 2017 ejercía como cónsul honorario de un país extranjero en la Argentina, para el que promovía su comercio e inversiones. A su vez, el Congreso argentino aprobó en 2019 esa misión. El empresario constructor, cuyas oficinas están en el barrio del Bajo Belgrano, no cobraba por ese cargo pero sí tenía pasaporte diplomático que lo habilitaba a viajar por el mundo con él.

Dada su amistad y extrema confianza con Macri, su misión fue inmensamente criticada ya que presentaba conflicto de intereses, por su amistad con el presidente y por sus vínculos empresariales con Asia. Caputo y el ex presidente fueron compañeros de colegio en el cardenal Newman. Fue tal el grado de cercanía que Caputo fue quien durante el secuestro de Macri en 1991llevó a los secuestradores el dinero del rescate que pagó su liberación.Hay un trascendido de que está con su familia en los Estados Unidos, pero ello no fue confirmado.

Con todo, el Gobierno eligió un momento especial para contar su cese de tareas. Fue justo en momentos en que desde la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) se lanzó una denuncia contra el gobierno de Macri por montar una presunta red de espionaje a políticos y empresarios.

Además, una comisión en el Congreso acaba de aprobar una investigación que apunta a demostrar que durante el gobierno de Cambiemos se fugaron capitales del país, publicó Clarín.

Comentá y expresate