El Gobierno encara una semana clave en la puja por estabilizar la brecha cambiaria, que cerró el viernes en 116%, y aquietar las presiones devaluatorias. La estrategiapara intentar lograrlo es acelerar las señales de prudencia monetaria lanzadas al mercado.

Desde el Ministerio de Economía adelantaron que este martes realizarán una megalicitación de deuda en moneda local que incluirá la emisión de un nuevo bono atado al dólar oficial a 18 meses de plazo y otros instrumentos. Con ella, Martín Guzmán buscará “secar la plaza” de pesos para quitarle demanda a los dólares paralelos y ponerle un freno a la emisión en octubre.

El mayor financiamiento neto para el Tesoro con deuda local en todo el año hará que el mes termine sin asistencia financiera del Banco Central para cubrir el déficit fiscalprimario e incluso podría haber una cancelación neta de pasivos producto de la no renovación de adelantos transitorios, confiaron fuentes oficiales aBAE Negocios.

La semana pasada, según datos del Central, el Tesoro redujo en $16.700 millones los adelantos transitorios (AT), una de las vías por las que la autoridad monetaria financia el déficit de la caja del Estado. Sumados a los $2.050 millones que había cancelado el 9 de octubre y los $6.030 millones del día 16, el Ejecutivo le devolvió al BCRA los $24.780 millones que vencían este mes en concepto de AT. Como el 2 de octubre la entidad que preside Miguel Pesce le había girado $30.000 millones en concepto de transferencia de utilidades, hasta el momento la financiación neta del BCRA al Tesoro es de $5.220 millones.

De sostenerse ese nivel, sería el nivel más bajo de emisión para financiar al Tesoro desde enero, cuando no hubo transferencias desde el Central. En pandemia, el menor monto fue el de agosto ($40.000 millones), un mes en que la Secretaría de Finanzas consiguió fondos netos por más de $80.000 millones a través de las colocaciones en pesos y el rojo primario se redujo a $89.499 millones.

Para lograrlo, Economía apunta a una “gran licitación”, que incluirá “un menú muy variado de instrumentos”, entre los cuales se destacará un nuevo bono dollar linked a un año y medio de plazo. El 6 de octubre realizó una muy importante colocación de un bono a noviembre de 2021 que ajusta por el tipo de cambio oficial, con el que captó $136.105 millones.

El atractivo de este instrumento para los inversores es que brinda cobertura cambiaria ante las elevadas expectativas de devaluación. Dos días después consiguió casi $30.000 millones con letras en pesos. Entre ambas operaciones ya se aseguró la refinanciación de los vencimientos de deuda en pesos del mes en manos de privados y el grueso de lo que surja de la licitación del martes será financiamiento neto.

Se trata de un fuerte gesto. La emisión monetaria récord para financiar el paquete de medidas paliativas de la coronacrisis impulsó al alza a los dólares financieros junto a la incesante fuga de fondos extranjeros que habían entrado a hacer la bicicleta financiera durante el macrismo y quedaron atrapados por el cepo. A una parte de estos actores se les dará salida con la subasta de USD750 millones en bonos en dólares el 9 y 10 de noviembre. Pero el mercado presiona por una depreciación y por un mayor ajuste fiscal y monetario.

La respuesta de Guzmán es la ratificación de que no se devaluará el dólar oficial para evitar una nueva escalada de la inflación y la pobreza. Pero también varios guiños. Como adelantó BAE Negocios, el Gobierno negocia con bancos multilaterales ampliar el endeudamiento en dólares de mediano y largo plazo para fondear parte de la ampliación de la inversión en obra pública presupuestada para 2021. Así, espera que el déficit de 4,5% del PBI se financie en un 40% con emisión, en lugar del 60% previsto en el proyecto que votará Diputados esta semana. Además, el Presupuesto prevé un recorte real del 14% interanual en el gasto social producto, entre otras cosas, de la eliminación del IFE y el ATP.

El ministro dijo en Radio Con Vos el viernes que se anunciará “un programa fiscal plurianual” en el marco de la negociación con el Fondo Monetario Internacional ( FMI). La corrida apuró los tiempos y el Gobierno buscará acelerar lo más posible el acuerdo. También estudia la posibilidad de activar parte del swap con China para engrosar las reservas líquidas.

En Economía vieron como un dato positivo la baja de 6,8% en el contado con liqui del viernes luego de las tres ruedas de fuerte alza que siguieron a la flexibilización de la operatoria de los dólares financieros. Pese a que el retroceso se debió en parte a la intervención oficial con venta de bonos, consideran que se trató de la primer día de vigencia real de los tres días de parking ya que en las jornadas anteriores se acumuló la demanda de inversores que habían iniciado la operación en días previos y esperaban que se cumpla el período de tenencia mínimo. Con la plaza más "seca" de pesos, se verá si el respiro se convierte o no en tendencia.

Comentá y expresate