El Masters 1000 de Madrid se quedó sin argentinos este jueves. Juan Martín Del Potro fue eliminado por el 95° del mundo, Leonardo Mayer no pudo presentarle batalla a Alex Zverev y Diego Schwartzman cayó irremediablemente con Rafael Nadal, el mejor del mundo sobre polvo de ladrillo.

De antemano se sabía que la del Peque era la misión más complicada. Después de un arranque rápido con Nadal al servicio, el argentino logró meterse en puntos largos para intentar generar el error del español. Antes debió sortear obstáculos, como las dos chances de quiebre que tuvo en contra en su primer game de saque. Luego, el porteño generó una ocasión para quebrar pero fue el mallorquín el que sacó el juego adelante.

Schwartzman pudo mantener durante 34 minutos su servicio. Fue entonces cuando Nadal aprovechó las ventajas que le dio el argentino y quebró. Luego, confirmó con su saque para ponerse 5-2 y acercarse al triunfo en el primer set. Eso se dio poco después: un revés a la red del Peque fue el pasaporte para que Rafa quedara 40-15 y con un saque ganador sellara por 6-3 el parcial y su 49° set ganado consecutivamente sobre esta superficie.

Después de 46 minutos de un tenis intenso, el segundo set arrancó con complicaciones para el argentino: en el primer game ya generó el primer break point en contra. Aunque lo evitó, Nadal siguió presionando y encontró el quiebre en su segunda chance del quinto game.

HkB8uQfCz_720x0__1.jpg

Pese a que Schwartzman volvió a meterse en el partido y se ilusionó con jugar un tercer set, cuando con un pelotazo al cuerpo de Nadal consiguió emparejar el duelo (4-4), dos doble faltasdel Peque en el siguiente game favorecieron la recuperación del mejor del mundo. No falló el español: tras una hora y 44 minutos, hilvanó su set número 50 ganado consecutivamente en una misma superficie para quedarse con el partido, el pasaje a cuartos y el récord que desde 1984 atesoraba John McEnroe.

El último parcial que perdió el español fue en los cuartos de final de Roma 2017. Unas semanas después ganó el título de Roland Garros sin ceder un set y este año conquistó Montecarlo y Barcelona con un tenis incontestable. McEnroe, en tanto, había encadenado 49 parciales seguidos sobre moqueta en 1984. La moqueta era una superficie que desapareció del calendario en 2009: era la más rápida del circuito.

Por su parte, este enfrentamiento fue el quinto entre Nadal y Schwartzman y hasta aquí el argentino apenas pudo sacarle un set al español (7-4 el tie break del segundo parcial en los octavos del último Abierto de Australia). Los otro cruces fueron en Acapulco 2013, US Open 2015 y Montecarlo 2017. El ganador de este duelo chocará con Borna Coric o Dominic Thiem, por un lugar en semifinales.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate