Los neonazis que protagonizaron distintos ataques durante los últimos años en Mar del Plata fueron condenados con penas de hasta 9 años de prisión. Tras el juicio, las organizaciones sociales y políticas consideraron, por fin, que en la ciudad se respiraba un poco más de justicia

El 3 de mayo de 2018, el Tribunal Oral Federal N°1 condenó a 9 años y 6 meses a Oleksandr Levchenko, 9 años a Alan Olea y a Gonzalo Paniagua, 8 años y 9 meses a Nicolás Caputo, 5 años y 6 meses a Giuliano Spagnolo, 4 años y 6 meses a Franco Pozas, y 2 años a Marcos Caputo (19). En tanto, Giardono Spagnolo fue absuelto ya que los jueces entendieron que no quedó acreditada su participación.

neonazis 1.jpg

La patota neonazi realizó distintos ataques, pintadas y amenazas entre 2014 y 2016. “Las victimas no fueron elegidas al azar, fueron elegidas por pertenecer a un colectivo esencialmente vulnerable”, indicaron los jueces en el fallo.

Según el fallo, los jóvenes fueron condenados por integrar una “agrupación destinada a imponer sus ideas y combatir las ajenas por las fuerzas y el temor, en concurso ideal con el delito de pertenecer a una organización y realizar propaganda basada en ideas o teorías de superioridad de una raza, religión o grupo étnico” a través de “lesiones graves y leves” contra las víctimas.

Asimismo, durante los fundamentos, los jueces consideraron que se presentó “un escenario falso, que sitúa a estos delitos de odio como confrontación de tribus sociales por la disputa del espacio público”.

“Los delitos perpetrados por los acusados incitan al odio, a la hostilidad, discriminación y violencia, todos sentimientos destructivos del orden social democrático”, agregaron los jueces, en un fallo histórico, que reconoció la existencia de una organización creada con el fin de imponer su pensamiento a partir de la violencia fascista.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate