El cura párroco de San Cayetano, Juan Pablo Cayrol, manifestó su preocupación por los reiterados robos en la capilla de Moreno 6776. Frente a los hechos de inseguridad, la Iglesia limitó el acceso al templo en los días previos a la celebración.

"Robos y roturas. Unos días abriremos las puertas en horario restringido", dice el cartel colocado en el ingreso a la capilla.

El hecho que más indignación generó ocurrió en los últimos días cuando un hombre rompió la imagen de Cristo para llevarse la limosna.

image.png

"Los robos y destrozos son a toda hora, la estamos ligando bastante. El templo está en un momento delicado. No solo roban sino que rompen y destruyen cosas. Por eso solo estamos abriendo las puertas de madera y dejamos cerradas las puertas de vidrio", dijo el cura Cayrol.

"Estamos analizando qué podemos hacer para no tener que cerrar el templo. Lo abrimos muy temprano y lo cerramos tarde. Pasa mucha gente todo el tiempo y no queremos privar a nadie de poder pasar y encontrarlo abierto", agregó.

image.png

"Rompieron la imagen de San José en plena misa cuando estaba llena la Iglesia. Entró uno y le pegó un botellazo. Otro entró y se la llevó, lo seguimos, la tiró a una cuadra y la hizo pedazos. También nos acaban de voltear el Sagrado Corazón, se le rompió la mano. Reconstruir es muy caro", sostuvo.

image.png

"La idea es encontrar el modo de no cerrar el templo. El ratero ha perdido el respeto por el otro y por el valor de lo sagrado", se lamentó Cayrol.

image.png

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate