Hace varios meses que Nicolas Occhiato y Flor Vigna decidieron ponerle fin a su relación, y mas allá de que cada uno sigue con su vida, todavía no dejan de hablar sobre los motivos de esta separación tras 5 años de noviazgo.

En esta oportunidad el participante del "Bailando 2019", de "ShowMatch" (El Trece), se sincero en el ciclo de radio que conduce Guido Kaczka "No esta todo dicho" por La 100, donde hizo las declaraciones sobre los motivos de la ruptura.

“Yo sentía que en algún momento se iba a pudrir”, le confió Nico a Guido Kaczka sobre su noviazgo con Vigna y explicó cómo fue que su intuición se concretó en la realidad.

La pareja siempre mostro en redes lo bien que llevaban la relación, lo que no deja de lado que no hayan tenido diferencias. Nico explicó:“Con Flor nos llevamos siempre muy bien, pero llegó un momento en el que empezó a cambiar un poco la relación. Nos queríamos mucho, nos potenciábamos, pero éramos muy chicos: yo tenía 26 años y ella, 24. Yo sentía que en algún momento se iba a pudrir”.

Además, como ya había manifestado Flor Vigna en alguna oportunidad, el exceso de trabajo, la falta de tiempo y la incompatibilidad horaria les jugaron en contra a la pareja. Occhiato lo puso en los siguientes términos: "Nos veíamos a las doce de la noche y ella arrancaba muy temprano al otro día. Además, yo estaba muy metido con lo que hacía para seguir creciendo y, por ahí, descuidé la relación. Ella lo sentía y merecía que no fuera así”.

“No se si existe el amor para toda la vida -reflexionó Nico Occhiato-. El amor fuerte dura unos años, ponele que diez... Y después, ya es un estado en el que estás tan bien con el otro que te acompañás y elegís vivir la vida así, pero el amor para toda la vida está cambiando”.

Guido Kaczka le preguntó a Occhiato, en el transcurso de la entrevista, cómo se imagina a los 46 años y él respondió que le gustaría llegar a esa edad siendo padre de dos hijos.

Comentá y expresate