El entrenador de River, Marcelo Gallardo, justificó su accionar en el partido contra Gremio y dijo que "tuvo que ver mucho más con lo emocional, no fue una postura desafiante".

"Muchos hicieron creer que yo tuve una actitud desafiante contra la Conmebol por mi sanción y nada que ver. Yo si dije que este fallo es desagradable para los entrenadores, creo que era injusto. En una semifinal de Copa Libertadores las emociones también juegan y me jugó en contra haber actuado impulsivamente. Eso fue lo que sentí y lo que pensé en estos días. Cuando uno actúa con el corazón a veces uno pierde la razón y si fue un acto de indisciplina por no cumplir las normas pido disculpas como lo hice en mi descargo ante la Conmebol", agregó.

Además, dijo que tiene "tranquilidad ante el reclamo de Gremio". "No hay argumentos para invalidar esta situación que hemos logrado en la cancha, pero esa es una opinión personal", explicó.

Por último, pidió a la gente que disfrute de un evento deportivo histórico y que no se genere una guerra con respecto a lo que puede pasar el día después de los partidos. "Quiero dar un mensaje de paz", concluyó sobre el enfrentamiento de su equipo y Boca, su clásico rival, nada más y nada menos que por la final de la Copa Libertadores de América.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate