La inmigración de la población africana y de Medio Oriente hacia Europa es un tema recurrente en el Viejo Continente. No resulta sencillo contener a la población emigrante que suele llegar, de manera ilegal, a las fronteras de los países. Por eso es que las delegaciones han pedido ayuda regional para tratar de abordar la situación.

Ursula Von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea, se refirió al tema de manera contundente en una Cumbre reciente de líderes de la región: “Hubo una discusión sobre la infraestructura física en la protección de fronteras, y fui muy clara en que no habrá financiamiento para alambradas de púas ni muros”.

En el último tiempo se produjo un aumento de la llegada de inmigrantes a países de Europa, que vieron con preocupación estos desplazamientos geográficos. Es una delgada línea que suscita diversas posiciones, pero que necesita de medidas que puedan incidir en ella.

Recientemente, 12 delegaciones de la UE enviaron un pedido para que se construyeran barreras en algunas fronteras del continente y, de esa manera, frenar la curva de inmigración. Además, solicitaban que la UE se hiciera cargo de la financiación de esos muros. Por eso, Von der Leyen se manifestó en contra de dicha financiación y dejó claro que la Comisión Europea no está de acuerdo con la propuesta.

Comentá y expresate