Los docentes municipales siguen con la medida de fuerza, tras la decisión del intendente Carlos Arroyo de reducirles una bonificación que durante los últimos 20 años permitió que sus remuneraciones fueran superiores a las de los maestros y profesores del sistema educativo provincial.

Tras la retención de tareas del último miércoles, los docentes redoblaron la apuesta y anunciaron que continúan con la medida de fuerza. "El decreto de Arroyo resulta violatorio de los derechos adquiridos por los docentes municipales", dijo el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Antonio Gilardi.

Los docentes concurren a las escuelas, pero hacen retención de tareas. "Pedimos que se deje sin efecto el decreto. Responsabilizamos al Departamento Ejecutivo sobre las consecuencias que la medida pueda provocar en el normal dictado de clases en los establecimientos educacionales", afirmó Gilardi.

El decreto, que también fue firmado por los secretarios de Economía, Hernán Mourelle y de Educación, Luis Distefano, dispone modificar la forma en la que el municipio calcula el monto de una bonificación especial que reciben los docentes municipales.

"No le bajamos el salario a los docentes municipales", dijo el secretario de Hacienda, Hernán Mourelle. Y aseguró que se estaban liquidando 35 horas semanales cuando cada cargo implica un modulo de 20 horas semanales. Además remarcó que el monto mal liquidado asciende a 250 millones de pesos por año.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate