"Cerró las puertas con llave, me desnudó, me agarró de los hombros y con mi espalda rompió una ventana. Me pegó patadas y piñas en todo el cuerpo, intentó ahorcarme. Lo más suave que me dijo fue 'puta'”. El estremecedor relato pertenece a Paola Mascambruni, una mujer de 38 años que fue brutalmente golpeada durante dos horas por el padre de su hijo.

“Yo le pedía que se calmara. Le decía: 'Rodrigo, por favor, me vas a matar'. Y él me respondía que sí, que claro, que me iba a matar", contó la víctima sobre el tremendo hecho que vivió en su casa de Haedo el pasado 16 de marzo cuando Rodrigo Picolini, de 35 años, la encerró y la golpeó hasta destrozarle el tabique y desfigurarle la cara.

La víctima realizó la denuncia en la comisaría de la mujer y además escrachó por Facebook a su agresor y publicó fotos de la golpiza. “Apareció todo producido con campera, zapatillas y jean nuevos y me increpó: '¿Qué pasa, no me decís nada de lo lindo que me puse para vos?' Yo me reí, pero no lo tomó bien", recuerda la mujer sobre aquel fatídico día y dio detalles del feroz ataque.

"Al rato se calmaba, lloraba y después volvía con más piñas. Pensé que no iba a salir viva de ahí. Ya toda ensangrentada, aproveché un descuido para agarrar las llaves. Llegué a ponerlas en la cerradura pero cuando las giré me agarró de atrás. Al final pude abrir la puerta, me subí a la reja pero me atrapó y me empezó a golpear la cabeza contra el piso. Pero me levanté de nuevo, me trepé a la base del portón, al buzón y salté para el otro lado", relató.

Según contó Mascambruni no era la primera vez que su ex pareja era violenta con ella y con su hijo. Cuando estaba embarazada de seis meses le dio “piñas en la panza y el bebé se salvó de milagro”. Picolini tenía una orden de restricción perimetral, pero la Justicia la levantó y volvió a acercarse a su ex, que le dio “una oportunidad más”.

Ahora, el agresor está detenido por lesiones graves agravadas por haber mantenido una relación de pareja, y la mujer quiere que se “pudra en la cárcel”.

Comentá y expresate