El debate del uso del lenguaje inclusivo es uno de los temas que mas divide a la sociedad Argentina. Hay personas que lo aprueban e incluso lo usan, mientras que otras lo critican fervientemente. Las personas que lo critican se apoyan en la decisión de la RAE de no aprobar este lenguaje, ya que según la entidad, el uso de la "e" y la "x" como supuesta marca de género inclusivo es innecesario e impronunciable; "el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género", dicen desde la entidad.

En medio de toda esta polémica, el gobierno porteño decidió prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas, puntualmente aquellas expresiones que incluyen la “e”, la “x” o el “@” como “chiques”, “bienvenidxs” o “alumn@s”. Esta polémica medida se oficializó a través de una resolución que acaba de llegar a los colegios y que empieza a regir desde hoy mismo, aunque desde el gobierno de la ciudad reconocen que será un proceso gradual hasta que se refleje en su totalidad.

Esta medida alcanza a todas las escuelas públicas o privadas de la ciudad y a los tres niveles educativos obligatorios (jardín, primaria y secundaria). “Establézcase que en el ejercicio de sus funciones, los/as docentes deberán desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”, ordena la norma.

image.png

De acuerdo a lo que se explicó, la resolución tiene como objetivo el eliminar todas las distorsiones del lenguaje ya sea en la enseñanza de los docentes como también en los carteles que se encuentran dentro del establecimiento. En concreto, todas las expresiones con la “e”, la “x” y el “@” quedan prohibidas más allá de en diálogos informales como en los recreos o en las salas de profesores.

“Sabemos que el lenguaje va mutando y no somos ajenos a eso, pero ese tipo de distorsiones generan dificultad para aprender las reglas gramaticales y básicas de la lengua. Es algo que venimos trabajando con especialistas y si bien no hay evidencia porque aún todo es muy nuevo, coincidimos en que va en contra del aprendizaje. Nosotros tenemos la obligación de enseñar el uso correcto de la lengua. Después los chicos son personas libres y pueden adecuarlo como crean conveniente”, señaló Soledad Acuña, ministra de Educación porteña.

La semana pasada, la cartera educativa presentó los resultados de dos evaluaciones (FEPBA y TESBA) que se tomaron en séptimo grado y tercer año. Los resultados que arrojaron estas pruebas estuvieron lejos de ser satisfactorios, en especial en el área de comprensión de textos, en la que se produjo un retroceso de casi 4 años. La regulación del lenguaje inclusivo, está incluida dentro de un paquete de medidas para mejorar la alfabetización y la comprensión lectora de los chicos, entre los que destacan la extensión del calendario escolar, el cambio en el método de enseñanza de lengua y un nuevo plan de fluidez lectora.

image.png

Para la Ministra de Educación de CABA ,soledad Acuña, la presencia del lenguaje inclusivo en las escuelas no es marginal. Al contrario asegura que está cada vez más presente, en especial en los carteles que se despliegan en los colegios y considera “ambientes alfabetizadores que, en lugar de reforzar la adquisición del lenguaje, generan confusión”.

La titular de la cartera educativa porteña aclaró: “Nuestra obligación es sacar todos las medidas para que los docentes puedan enseñar mejor y los chicos aprendan más”. Según la funcionaria porteña, las letras "e", "x" y "@" “no forman parte de las convenciones del lenguaje y nos tenemos que adherir a eso. Un docente no puede elegir qué contenido adopta para enseñar en cada una de las aulas. Tienen que usarse las reglas, las convenciones”.

“No lo presentamos como una prohibición del lenguaje inclusivo… Hay reglas que permiten que nos podamos entender. Nuestro foco está en los aprendizajes que se perdieron, las evaluaciones que hablamos en los últimos días… Hoy en la Ciudad hay más chicos que no comprenden lo que leen”.

Dentro de los fundamentos de la resolución, citan a la Academia Argentina de Letras que recomienda que se “preserve la enseñanza de la lengua en todos los niveles educativos si se desea que los alumnos escriban con cierta fluidez y corrección y, sobre todo, comprendan lo que lean y escriban”.

De la mano con la norma, el ministerio distribuyó entre las escuelas una guía destinada a cada nivel para que los docentes y directivos tengan un marco de referencia a la hora de trabajar la inclusión desde el lenguaje. Allí recomiendan, por ejemplo, que en vez de “chiques” se diga “los chicos y las chicas” o referirse a “las familias” en lugar de “los padres”.

image.png

Ante la consulta sobre cómo controlarán la aplicación de la medida, la ministra dijo que “no habrá una caza de brujas”, que apostarán al compromiso de supervisores, directivos y docentes para que paulatinamente los grafemas como la “e”, la “x” o el “@” dejen de aparecer en el aula y en las comunicaciones con las familias.

El Jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel no se quedó callado y se expresó en Twitter dando su punto de vista sobre el uso del lenguaje inclusivo:

https://twitter.com/FelipeMiguelBA/status/1535240492727902208

Por último, en contraparte con lo que resolvió el Gobierno porteño, el Directorio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) había aprobado una resolución que recomienda el uso de lenguaje inclusivo con el fin de promover una comunicación que evite expresiones sexistas y migrar de la masculinización del lenguaje hacia un lenguaje inclusivo, sin discriminación y donde se interpelen todos los géneros.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate