Uno de los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell aseguró hoy que no quisieron matar al joven, al pronunciar unas palabras en la audiencia judicial realizada hoy ante el juez de Garantías de la causa, quien mañana resolverá si les dicta o no las prisiones preventivas.

"No quisimos matarlo, somos inocentes", dijo. Los rugbiers salieron a las 11.20 del juzgado de Garantías de Gesell y, entre insultos y gritos de personas que se acercaron al lugar, fueron subidos a un micro de regreso a la Penitenciaría 6 de Dolores, donde están detenidos.

Fabián Améndola, uno de los abogados que representa a la familia de Báez Sosa, contó que en la audiencia oral realizada esta mañana ante el juez de Garantías de Villa Gesell, uno de los acusados Matías Benicelli, habló por todos los acusados del crimen y dijo que son "inocentes".

Tras permanecer tres horas exactas en el edificio judicial donde se desarrolló la audiencia judicial previa a la resolución del pedido de prisión preventiva realizado por la fiscal Verónica Zamboni, los rugbiers fueron retirados del lugar por los penitenciarios mientras la gente los insultaba y les gritaba "asesinos".

La defensa de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando pidió ante el juez de la causa que, de dictarles la prisión preventiva, puedan cumplirla de forma domiciliaria.

La querella contó que en la audiencia oral de esta mañana solicitó que el homicidio sea triplemente agravado por "premeditación, alevosía y placer" y que se identifique al joven vestido de negro en un video.

Comentá y expresate