Bastó que algunas voces se alzaran para que otras víctimas se animen. Después de Úrsula Vargues, Josefina Pouzo, Mariela Anchipi, Karina Mazzoco,y varias denuncias por acoso contra Roberto Pettinato, se sumó una tremenda: Emilia Claudeville, ex panelista de Duro de domar, detalló situaciones horriblesque le tocó vivir por culpa del conductor.

En una extensa nota con Julia Mengolini para Futurock, la radio en donde comenzó todo la que también están Malena Pichot, Julia Mengolini, Darío Sztajnszrajber, Julián Kartún, Werner Pertot, Franco Bianco, Srta Bimbo y Pepe Rosemblat, la actriz se animó y reveló lo que tenía guardado desde hace años. "Yo sufrí acoso y violencia por parte de Roberto Pettinato. Se naturalizó tanto esa especie de personaje de él que dije 'ok, esto es mucho más grave, porque esa manera grotesca que tiene de hacerlo construye una burbuja que lo hace parecer poco serio'. Él lo hacía a modo de chiste, me tocaba, me chupaba el cuello, me hacía mierda la dignidad. Me humillaba. Él no la ocultaba, y era mucho más peligroso”.

La expanelista fue contundente y cruda en su relato: "Al principio me preguntaba ‘¿porque me odia tanto’?Al fin de unas semanas me di cuenta que era porque era mujer, que no era algo personal. Con todas las mujeres el maltrato era igual”, contó la rubia.

Entre otras cuestiones, Emilia recordó que “el último año con Pettinato en Duro de Domar viví una pesadilla. Le dije 'Señor, usted a mi me da asco' y la cosa se puso peor".

En otro orden de cosas, comentó que "la producción me decía que trate de manejarlo. Todos sabían que lo que hacía no estaba bien pero es todo más complejo porque elegimos avalar ese sistema porque da plata", se reprochó.

Con resignación, Emilia concluyó que "la batalla la ganó Pettinato porque yo hace dos años que no piso un estudio de televisión.Viví una pesadilla no sólo por él si no por la complicidad del resto".

SyWNBu5Uz_1200x0__1.jpg
Después de la denuncia la actriz se sintió desahogada por cerrar una herida.
Después de la denuncia la actriz se sintió desahogada por cerrar una herida.

Y redobló la denuncia: “Luego la cosa se puso bastante más pesada. Estuve todo un año encerrándome con llave en mi camarín, que estaba en frente al de él. Yo me terminaba de producir ahí y empecé a cerrarme con llave. Después ya llegaba lista para evitar situaciones incomodas para mí”.

Comentá y expresate