La Fundación Mar del Plata Trasplante detalló que entre enero y febrero de 2019 se registraron 130 donantes, un 30% más que el mejor primer trimestre histórico. Así lo señaló la entidad en un balance de las acciones realizadas en verano. Al mismo tiempo, informaron que se realizaron 261 trasplantes de órganos y 221 de córneas.

Diego Fernández, médico especialista en cirugía hepática biliar y páncreas, y presidente de la Fundación Mar del Plata Trasplante, destacó que “en materia de donación y trasplante de órganos, el 2019 arrancó con el impulso que dejó un 2018 récord. Entre enero y febrero se realizaron 261 trasplantes de órganos y 221 de córneas gracias a 130 donantes, lo que configura a este período como el mejor primer bimestre de la historia”, remarcó.

“En enero, de acuerdo a los reportes del Incucai, hubo 70 donantes reales, cuando el promedio de la última década para este mes era de 45”, repasó Fernández, y agregó que “en febrero hubo 60; un total de 130 procesos de donación que marcan un crecimiento del 30% respecto del mejor enero-febrero histórico (con 100 procesos). Un dato más que alentador si se tiene en cuenta que para esta época las estadísticas muestran siempre un descenso en la procuración y el trasplante de órganos”.

En los meses mencionados se concretaron 169 trasplantes renales, 67 hepáticos, 10 cardíacos, 9 renopancreáticos, 2 pulmonares, 2 hepatorrenales y 1 cardiorrenal. Se realizaron también 221 procesos de donación de córneas. En la actualidad, 7.581 personas se encuentran en lista de espera, el 76% a la espera de un trasplante renal.

La mitad de los donantes correspondieron a las provincias de Buenos Aires (30,8%), Capital Federal (12,3%) y Santa Fe (10%). Si bien son resultados dinámicos que deben analizarse con cautela porque seguramente se modificarán al cierre del año, el dato inobjetable es que en los primeros dos meses de 2019 se realizaron procesos de donación en más de la mitad del país.

En esa línea, el médico afirmó que “el gran quiebre lo produjo, en julio del año pasado, la sanción de la Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células 27.447 (más conocida como Ley Justina). Resultó ser una poderosa herramienta de concientización que generó un impacto positivo en favor de la donación, fortaleció el sistema y simplificó los procesos”, reconoció.

En agosto, mes de entrada en vigencia de la norma (reglamentada en enero), se registró un récord de 88 donaciones de órganos. El año 2018 cerró con una nueva marca: se concretaron 701 procesos de donación (un 18% más que los 630 del año anterior) gracias a lo cual 1.681 personas accedieron a un trasplante. Así, Argentina alcanzó la tasa de 15,75 donantes por millón de habitantes, la más alta en su historia, lo que la reafirma como referente en la región en generación de donantes y actividad trasplantológica.

Menos rechazo de familiares

La nueva ley establece que toda persona capaz mayor de 18 años es donante de órganos y tejidos, salvo que en vida haya dejado constancia de lo contrario por la negativa. El rechazo, de acuerdo a los registros históricos del organismo, sigue siendo muy pobre. El 75% de las manifestaciones de voluntad son positivas y solo un 25% negativas.

Algo que sí se redujo es la oposición de los familiares de personas fallecidas a la donación: “Bajó del 45% al 16%. Lo que hizo la ley fue liberar a la familia de tener que tomar la decisión en un momento de mucho dolor por la pérdida”, señaló.

La Fundación Mar del Plata Trasplante y la Clínica Pueyrredón han realizado 34 trasplantes hepáticos con mucho éxito, resultados que fueron reconocidos por la Academia Argentina de Cirugía en el año 2018, con excelentes niveles de supervivencia comparables con los centros de referencia de nivel mundial.

Comentá y expresate