El personal de Alfajores Balcarce mantiene a partir de esta mañana una medida de fuerza a la espera respuestas de la empresa al pedido de pago de salarios adeudados correspondientes al mes de agosto, además de otros bonos y aumentos retroactivos desde hace varios meses.

Esta mañana se desarrollaba una reunión dentro de las instalaciones de la planta industrial para analizar junto a dirigentes gremiales los pasos a seguir en medio de esta demanda en la que ya tomó intervención la delegación local de. Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires.

La situación es “crítica”, reconocieron algunos de los protagonistas del caso. Los responsables de la firma se habían comprometido a depositar un 30% de la deuda de agosto entre el viernes último y este martes, pero hasta el momento no se registraron depósitos en las cuentas de los casi 50 empleadosque tiene la empresa, la mayoría de ellos representados por el Sindicato de Trabajadores Alfajoreros, Reposteros, Pizzeros y Heladeros (Starpyh) y los restantes por el Sindicato de Empleados de Comercio.

"La gente ya no tiene plata ni para ir a trabajar", aseguró José García, secretario gremial de Suteryh, que participó de esta asamblea. Para este jueves prevén una protesta más visible, frente a la sede de la empresa. Allí se sumaría también el gremio mercantil. El paro iniciado solo afecta la planta elaboradora, en tanto los puntos de ventas permanecerán abiertos y con atención al público.

Los trabajadores también advierten que hace tiempo que está escaseando la materia prima, con lo que el ritmo de producción en la planta fabril no es el habitual. "No cumplen ni siquiera lo que ellos proponen", señalan sobre el compromiso de pago parcial que habían hecho ante la cartera laboral.

.Desde la empresa, según pudo confirmar Ahora Mar del Plata, se solicitó la posibilidad de acceder al Programa de Promoción, Preservación y Regularización del Empleo (PREBA), alternativa que dispone el gobierno bonaerense para ayudar a aquellas compañías en situación de crisis y colaborar en el sostenimiento de los puestos de trabajo.

El avance de esta gestión dependería en buena medida del acompañamiento que pueda lograr de parte de los gremios, que buscarán garantizar que eros ingresos (que rondan los 5000 pesos por trabajador) lleguen directamente al bolsillo del empleado y no se desvíen a otras obligaciones de la empresa.

Comentá y expresate