A cuatro años de la muerte de Lucía Pérez, sus padres, Marta y Guillermo, encabezaron este jueves un acto frente a la Catedral, que continuó con una nutrida movilización hasta el palacio de Tribunales para reclamar Justicia.

Tras la realización de una radio abierta en San Martín y Mitre, el acto principal contó con la presencia del obispo Gabriel Mestre y luego se realizó la movilización hacia Tribunales con carteles pidiendo justicia. Además de solicitar que haya un juicio próximo, piden al Consejo de la Magistratura la destitución de los jueces que sentenciaron a los imputados.

La familia espera un nuevo juicio tras el fallo que anuló la absolución de los tres acusados por el crimen: Matías Gabriel Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Alberto Maciel.

La mamá de Lucía, Marta Montero, advirtió que no se va a callar ni permitirá que nadie diga las "barbaridades" que se dijeron de su hija en el anterior proceso. "De la víctima no se habla más, hoy en un juicio me levanto y los hago callar hasta que me echen de la sala, no me callo más, de mi hija nadie más habla, sea un juez o sea quien sea, de la manera que defenestraron a Lucía, las cosas que se dijeron, las barbaridades que dijeron", expresó Marta Montero.

En ese sentido, la mujer pidió que las mujeres luchen "para que no se hable más de la víctima" de la forma en que el tribunal de primera instancia y los medios se refirieron a su hija durante el proceso. "Creo que esto va a ser un antes y un después, nunca vamos a ver a una mujer que sufra lo que sufrió Lucía con ese fallo, nunca más una mujer debe pasar por esto", señaló la mamá de Lucía.

El Tribunal de Casación Penal bonaerense anuló el veredicto dictado en noviembre de 2018 por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1, en el que Matías Gabriel Farías (26), Juan Pablo Offidani (45) y Alejandro Alberto Maciel (62) fueron absueltos de los delitos de "abuso sexual agravado por el suministro de estupefacientes seguido de muerte en concurso ideal con femicidio".

La madre de la adolescente señaló que ahora los involucrados "van a recibir otra pena, una como corresponde, porque ellos cometieron dos delitos, uno era vender drogas y el otro fue matar a Lucía". "Queremos que se haga un juicio lo antes posible y que sea justo, que esas personas sean condenadas por femicidio y que paguen por lo que han hecho con la vida de Lucía", agregó.

La resolución fue tomada por la sala IV de Casación, que además de anular las sentencias de los imputados, ordenó que se realice un nuevo debate "con la premura que el caso amerita". Aunque por el momento no hay fecha fijada.

Durante el juicio realizado en primera instancia por el tribunal integrado por los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas; Farías y Offidani, que habían llegado a ese proceso imputados como presunto autor del hecho y como partícipe necesario, respectivamente, fueron condenados a ocho años de prisión por "tenencia de estupefaciente con fines de comercialización". En cuanto a Maciel, que había sido acusado por el delito de "encubrimiento agravado", resultó absuelto durante el juicio oral. Este último falleció este año producto de un cáncer de pulmón.

El fallo fue apelado por la Fiscalía General, que consideró que hubo una "incorrecta apreciación del material probatorio", y también por la familia de Lucía, como particular damnificado.

La muerte de Lucía ocurrió en la mañana del 8 de octubre de 2016, y de acuerdo a la hipótesis del Ministerio Público, la joven conoció a Farí­as y Offidani un día antes, cuando ellos se acercaron a través de una amiga de la Escuela Media 3 de Mar del Plata para venderle un cigarrillo de marihuana.

Al día siguiente, Farías citó a la chica en su domicilio de la calle Racedo al 4800, en la zona sur de la ciudad, donde habría sido drogada y abusada hasta la muerte. El cuerpo fue llevado luego a un centro asistencial de Playa Serena, y según la instrucción del caso, fue lavado y acondicionado con la ayuda de Maciel.

Comentá y expresate