Desde la Iglesia Católica vienen expresando su preocupación por la crisis económica que atraviesa el país y desde el Obispado de Mar del Plata no fueron la excepción: "La situación social está muy compleja", afirmó el monseñor Gabriel Mestre.

Para el obispo de la ciudad, "están faltando fuentes de trabajo genuinas y políticas que acompañen el crecimiento económico". De todas formas, Mestre señaló que desde la Iglesia no son "ni opositores ni oficialistas".

"Debemos seguir trabajando en la asistencia cercana, sobretodo en la gran periferia que tiene la ciudad". Según Mestre, es muy importante que "se adopten políticas para que crezca el empleo y se trabaje contra el flagelo de la droga".

El jueves, la cúpula de la Iglesia Argentina planteó ante el presidente Mauricio Macri su preocupación por la pobreza, el avance de las drogas y el aborto.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate