Los especialistas difundieron recomendaciones para adultos mayores, embarazadas y niños a fin de prevenir, mitigar y dar respuesta adecuada a las olas de calor en el marco de la alerta emitida por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) según la cual se registrarán esta semana altas temperaturas que rondarán entre los 35° y 42°C.

La Dirección de Personas Adultas y Mayores de la Dirección Nacional de Abordaje por Curso de Vida de la cartera sanitaria nacional difundió algunas recomendaciones de cuidado para esta población.

Entre ellas, recomendaron "aumentar el consumo de líquidos, incluso aunque no se sienta sed", y aconsejaron beber dos vasos de agua llenos al despertar y otro antes de acostarse, sumando al menos 8 vasos de agua por día.

También recordaron que algunos síntomas como piel apagada y escamosa, debilidad, confusión, sequedad de la boca y ojos hundidos son indicadores de deshidratación.

"Es importante hidratarse correctamente para prevenir un golpe de calor. Es conveniente tomar más líquido del habitual", dijo la licenciada Josefina Locatelli, integrante del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires. Y destacó que es preferible elegir siempre "el agua segura" ante otro tipo de bebidas.

"Sustancias como la cafeína y el alcohol aumentan las pérdidas de agua por orina, debido a su efecto diurético", sostuvo Érica Bianquet, otra integrante del Colegio de Nutricionistas.

Además indicó que la ingesta es preferible que sea principalmente por la mañana, mediodía, tarde y no tanto por la noche "para descansar sin necesidad de ir al baño" y aconsejó que, en caso de no tener agua corriente, se puede convertir en "agua segura" la hallada en otras fuentes como pozos y aljibes añadiéndoles dos gotitas de lavandina. Y recomendó no beber tanta agua durante la comida para evitar la sensación de pesadez, que produce una digestión más lenta.

En cuanto a la frecuencia de orina y el color de la misma, se debería acudir al baño tantas veces como en invierno, y la orina debería tener un color amarillo muy clarito o casi transparente; si su tono fuera intenso o desprendiera fuerte olor, podría ser también un signo de deshidratación.

Respecto de la hidratación y la alimentación, se recomienda evitar el consumo de bebidas alcohólicas o muy azucaradas, y si se toman bebidas para deportistas, hacerlo con moderación y siempre que no exista contraindicación médica.

Para evitar sufrir golpes de calor se recomienda reducir la actividad física y permanecer en espacios ventilados o acondicionados, con una temperatura interior entre los 18 y los 24 grados, así como no exponerse al sol en horas centrales del día y usar ropa ligera, holgada y de colores claros.

También se recomendó cubrirse la cabeza con una gorra o sombrero si se camina bajo el sol o utilizar un paraguas de verano, y no salir a la calle sin compañía, tomar baños de agua tibia y, si se siente algún malestar asociado al calor, comunicar y consultar inmediatamente con un profesional de la salud.

Ante la aparición de sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros, se deberá solicitar de inmediato asistencia médica, trasladar a la persona afectada a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo, e intentar refrescarla, mojarle la ropa y darle de beber agua fresca.

Desde de el PAMI (Programa de Atención Médica Integral ), por su parte, recordaron que "la población adulta mayor debe estar atenta a la aparición de síntomas como elevada sensación de sed o cansancio", y solicitó a sus afiliados y afiliadas que se hidraten de forma constante con agua, así como "evitar infusiones calientes como el mate o el café, que no son útiles para evitar la deshidratación".

También recomendaron mantener la casa fresca y ventilada y privilegiar el consumo de alimentos frescos y livianos.

Medidas preventivas por las altas temperaturas:

  • Tomar agua segura con frecuencia, aunque no se sienta sed.
  • Moderar el consumo de bebidas con cafeína o alcohol ya que pueden hacer perder mayor líquido corporal.
  • Prestar especial atención a bebés, niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación.
  • Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que uno lo necesite.
  • Moderar la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas, luego del mediodía.
  • Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor, como son las ensaladas, frutas, verduras y jugos, entre otras.
  • Consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate