miércoles 28 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Management & Fit

El número 30

Por Juan Pablo Hedo - Research Director & Statistician de Management & Fit.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de octubre de 2021 - 17:39

Por Juan Pablo Hedo - Research Director & Statistician de Management & Fit.

El gobierno enfrenta hoy su mayor desafío para mantener a flote la gestión de gobierno pero además, de cara a las elecciones generales de noviembre, se prepara con preocupación para los dos años que restan de su mandato. Es que algo parece cada vez más probable: el oficialismo podría perder la mayoría en ambas Cámaras del Congreso y registrar la peor derrota del peronismo unificado en una contienda electoral.

En instancias previas a las PASO las encuestas marcaban una cuestión clave que se verificó en las urnas, sólo un 30.8% aprobaba la gestión de gobierno, luego 30.2% fue la cantidad de votos que sacó el Frente de Todos a nivel nacional. Esta merma de más de 25 puntos, respecto de los primeros meses de la pandemia donde la aprobación de gobierno escalaba los 57 puntos, ya alertaba sobre el desánimo y la desconfianza de la opinión publica sobre los planes de gobierno. Hoy, pese a los cambios de gabinete y los anuncios postpandemia, la aprobación de gestión en vez de repuntar volvió a caer y en nuestra ultima medición de septiembre, perforó el piso de los 30 puntos ubicándose en 27.1%.

El antiguo y falso dilema entre salud y economía ya parece resuelto y lo que más preocupa es la situación económica. El 57.5% de los argentinos cree que el país estará peor o mucho peor en los próximos meses y el 64.9% cree que la economía argentina está hoy peor que hace un año (el año de pandemia). La inflación copó la cima de las preocupaciones desde principios de 2021 y más del 34% considera a la inflación como el problema más importante del país y, si se suman pobreza y desocupación, más del 55% elige algún problema económico como el principal. La preocupación sobre economía ya está por encima de la inseguridad, la corrupción y la pandemia. En cuanto a la resolución de este problema, cuando se consulta sobre cuanta confianza tiene en que el gobierno nacional pueda superar la crisis económica y la crisis sanitaria, el 64.1% tiene nada o poca confianza respecto a lo primero y 60.9% respecto a lo segundo.

Las perspectivas de acuerdo con estos números no parecen positivas. El núcleo duro de apoyo al gobierno ronda aproximadamente los 30 puntos, un guarismo de mínima comprobado para el peronismo. No obstante, algunos indicios muestran que podría perforarse ese piso; la aprobación de gestión ya se encuentra en 27.1%, la intención de voto a candidatos favorables a Alberto Fernández en las elecciones legislativas ya está en sólo 30.5% y los indicadores de optimismo alcanzaron, en la primera semana de octubre, mínimos históricos cercanos a los registrados a mediados de 2019 antes de que Macri perdiera en las primarias de agosto.

La estrategia electoral podría concentrarse en mantener el núcleo duro, aunque rehusarse a achicar las diferencias con la oposición podría poner en riesgo las mayorías legislativas del oficialismo. Por ejemplo, entre las 8 provincias que eligen Senadores el oficialismo perdió en 5 y con diferencias cercanas o superiores a los 10 puntos. El costo de repetirse en noviembre serían seis bancas de la Cámara Alta y por ende la mayoría. En Diputados, la situación es similar y, pasar por debajo de los 30 puntos a nivel nacional, podría significar perder la primera minoría en manos de unas 120 bancas que obtendría Juntos por el Cambio. El número 30, también marca que queda un mes para las elecciones y, aunque en política argentina a veces es mucho tiempo, revertir la confianza y renovar las expectativas del electorado parece una tarea titánica para oficialismo quien, al mismo tiempo lidia con ‘resetear’ la agenda, resolver la crisis económica y apaciguar los roces internos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar