Conforme porque siente que hizo justicia, la ingeniera y docente marplatense Mónica Liberatori celebró el reciente fallo que ordena resarcir con una indemnización por daño moral a su esposo, el capitán de fragata Marcelo Toulemonde, entonces jefe del Arsenal de la Base Naval Mar del Plata separado de la Armada Argentina a partir de derivaciones de una interrupción que ella protagonizó en 2007 durante un acto de la entonces presidenta Cristina Fernández, en el Colegio Militar.

toulemonde y esposa.png

La jueza federal Cecilia Gilardi de Negre, subrogante en el juzgado en lo Contencioso Administrativo 11, fijó en 200000 pesos la suma con la que la citada fuerza y el Estado argentino deben compensar al marino, retirado desde 2012.

“No me voy a arrepentir de lo que hice”, dijo a Ahora Mar del Plata desde su residencia marplatense sobre aquella intervención en plena ceremonia de egreso de oficiales de la Marina, entre los cuales estaba su hijo mayor, Agustín. “¡Larrabure!”, gritó cuando la jefa de Estado exponía y hacía referencia a la intervención de las fuerzas armadas contra civiles durante la última dictadura militar. Liberatori es profesora en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

"¡Larrabure!", gritó cuando la jefa de Estado exponía y hacía referencia a la intervención de las fuerzas armadas contra civiles durante la última dictadura militar.

En el mismo fallo se rechaza la reincorporación al servicio activo que Toulemonde había solicitado por esa vía. Pero hace poco más de dos meses la propia Armada ya lo había reincorporado en concepto de disponibilidad. “Lo siento como una reivindicación”, afirmó el oficial que dijo haber sido víctima de un literal hostigamiento tras aquella acción de su esposa.

toulemonde.png

Desde aquel momento al militar se le aplicaron sanciones y sumarios –ninguno prosperó- porque no cumplió en “controlar debidamente a su señora esposa respecto de las normas de comportamiento a seguir”. Le quitaron su cargo en de responsable del Arsenal Naval en la unidad militar marplatense de Playa Grande. En ese contexto, también se le vedó cualquier posibilidad de ascenso.

Desde aquel momento al militar se le aplicaron sanciones y sumarios –ninguno prosperó- porque no cumplió en "controlar debidamente a su señora esposa respecto de las normas de comportamiento a seguir"

En medio de ese clima, que lo afectó en su ánimo y salud, solicitó una licencia médica hasta que se resolvió su retiro de la fuerza, en 2012.

Aquel grito de quebró la solemnidad de la ceremonia presidida por Cristina Fernández tenía que ver con recordar al nombre de Argentino del Valle Larrabure ,ingeniero químico que estaba al frente de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María cuando el 11 de agosto de agosto de 1974 un grupo del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) ingresó al lugar para robar armamento. Lo secuestraron y tuvieron cautivo durante más de un año. Murió por asfixia. Según sus captores, se suicidó.

Toulemonde señaló que con este fallo “se hizo justicia” porque atiende y responde a su reclamo original. Asegura que lo que hizo fue defender sus derechos y que el monto de la indemnización “es apenas simbólico” ya que no alcanza para compensar los malos momentos vividos, tanto en lo personal como familiar. “Siempre hay que luchar para que la cosas se pongan en su lugar”, afirmó.

Comentá y expresate