El juez de garantías Saúl Errandonea ordenó que la marihuana que fue secuestrada durante un allanamiento sea entregada a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Mar del Plata para estudiar las propiedades del aceite medicinal de cannabis y sus componentes.

El pedido fue realizado por el fiscal Leandro Favaroa partir de lo incautado durante un operativo que se montó en una casa del barrio Florencio Sánchez. La policía realizó un allanamiento a partir de la investigación por un homicidio, pero se encontró con plantas, hojas, tallos y cogollos de cannabis en una de las viviendas. La mujer que estaba en la casa explicó que eran utilizados para realizar aceite de cannabis para el tratamiento de su hijo discapacitado, de 6 años.

En la investigación, Favaro constató que el menor padecía un trastorno y que sus médicos estaban al tanto del tratamiento, aunque no lo habían prescrito. Y si bien la mujer pidió que se le restituyera lo secuestrado, el fiscal sostuvo que había dos destinos para lo secuestrado: incinerarlo o entregarlo con fines científicos.

Por otro lado, explica que del acta de procedimiento policial no se secuestró aceite de cannabis el día del allanamiento.

De esta manera, el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó autorización para “decomisar el material estupefaciente secuestrado y remitirlo a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Departamento de Química, para ser utilizado en el marco del proyecto ‘Estudio sobre las propiedades del aceite medicinal de cannabis y sus componentes’”, según expresa el fallo. Y explicó que el material hallado tenía como fin el uso medicinal.

El motivo principal para pedir el decomiso con fines científicos de la marihuana, según Favaro, es “el testimonio de la investigadora Cristina Ramírez, cuando declara que el material en cuestión debe ser debidamente preservado, y dada la manipulación que se ha efectuado del mismo por distintas personas – sin resguardarse en ella, las condiciones de bioseguridad que requiere- no puede asegurarse que no se encuentre contaminado, considerando las implicaciones negativas que en dicha elaboración puede tener un material con esas características”.

Y agrega “la falta de materia prima para manufacturar el aceite de cannabis por parte de los organismos nacionales, y por ende de materializar y hacer efectivos los objetivos de la ley 27.350, y demás disposiciones reglamentarias, habiéndose constatado además que los proyectos de investigación realizados por la Universidad Pública - Facultad de Ciencias Exactas- tampoco cuentan con el material estupefaciente para avanzar sobre los mismos, tornándolos vacíos de contenido y, por ende, obturándose la posibilidad de profundizar los conocimientos sobre el cannabis utilizado con fines medicinales”.

Ante lo expuesto, en un fallo sin precedentes, Errandonea autorizó al Ministerio Público Fiscal la remisión del material secuestrado consistente en plantas y cogollos de cannabis sativa, a la Facultad de Ciencias Exactas, Departamento de Química, y a su titular, Ramírez, que se encuentra habilitada por el ANMAT para manipular el material, a los efectos de ser utilizados en el proyecto "Estudio sobre las propiedades del aceite medicinal de cannabis y sus componentes".

Comentá y expresate