El cantante de cumbia Rubén Castiñeiras, conocido en el ambiente musical como El Pepo, continuará preso y en las próximas horas será trasladado a la cárcel de Dolores, según dispuso un tribunal de Garantías que le dictó la prisión preventiva como responsable de la muerte de dos de sus compañeros de banda en un accidente automovilístico ocurrido el pasado 20 de julio.

Hasta el momento permanecía detenido en un calabozo de la Comisaría 1a de la localidad de Chascomús pero con esta resolución su nuevo destino será un establecimiento del Servicio Penitenciario de la provincia de Buenos Aires

La situación del artista es más que complicada ya que los peritajes ordenados en el marco de la investigación judicial lo comprometen cada vez más. De esos informes surge que aquella madrugada, mientras viajaba para participar de uno de sus shows en la costa atlántica, manejaba su automóvil a casi 140 kilómetros por hora y luego de haber consumido alcohol, marihuana y cocaína.

El vehículo, una SUV Honda RAV, se despistó y volcó a la altura del kilómetro 8,5 de la ruta 63, en cercanías de la ciudad de Dolores. Personal policial que asistió a las víctimas constató las muertes de su manager, Ignacio Abosalleh, y del trompetista Marcelo Nicolás Carabajal. Ambos viajaban en el asiento trasero. Castiñeiras solo sufrió una lesión menor en un dedo de la mano. Y una de sus coristas, que iba en el asiento del acompañante, tuvo que ser asistida por fracturas en una pierna.

Tanto la fiscal Verónica Raggio como los abogados de familiares de los fallecidos habían solicitado que se dispusiera la prisión preventiva del cantante, acusado de doble homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas.

Entienden que Castiñeiras siempre intentó entorpecer la investigación. En principio, según consta en un video, cuando declara al equipo de emergencias médicas que uno de los fallecidos era quien estaba al volante. Luego se negó a aportar muestras de orina y sangre de manera inmediata.

Los análisis se pudieron realizar aun con demoras sustanciales. De los resultados surge que el acusado había consumido bebidas alcohólicas (resta definir dosaje en sangre) y también otras drogas, como marihuana y cocaína.

Del perítaje vial también se pudo determinar que el vehículo que manejaba el Pepo circulaba al momento del accidente a 139 kilómetros por hora y que realizó una frenada de casi 60 metros antes de iniciar la serie de tumbos que terminó con el auto en la banquina.

Comentá y expresate