Padres de chicos discapacitados que están nucleados en la ONG Unión Ciudadana protestaron frente a la residencia de Chapadmalal donde está alojada la gobernadora María Eugenia Vidal por la falta de pagos que IOMA mantiene con los trabajadores de la salud que atienden a sus hijos.

Los manifestantes, residentes de Mar del Plata y Miramar, solicitaron que la mandataria los reciba para plantearle sus problemáticas. Acto seguido, fueron atendidos por los colaboradores de Vidal.

Según dijeron en diálogo con la prensa, la obra social del Estado le debe dinero a ayudantes terapéuticos y choferes de combis de chicos discapacitados, correspondiente al tratamiento que reciben y temen que la atención se corte por las deudas.

“Están trabajando sin cobrar y no sabemos hasta cuando, tenemos miedo de que dejen de trabajar y nos quedemos sin atención para nuestros hijos”, dijo Marcela, la madre de uno de los afiliados de IOMA.

Los presentes también reclamaron por la cobertura de medicamentos, y afirmaron que es cada vez más difícil acceder a los reintegros de la obra social.

Comentá y expresate