Desde la Federación de Industriales Panaderos de la Provincia de Buenos Aireslanzaron un comunicado de prensa donde expresan su preocupación por la situación económica que vive el país.

Hace tiempo que dejamos de vender el pan por kilo. La situación fue avanzando desde los lugares más pobres de nuestra provincia, pasó por barrios obreros y llegó hasta el centro de las ciudades. Desde siempre el pan en la Argentina se vendió por kilogramo, pero hoy la realidad es otra porque la gente pide 10 o 20 pesos de pan sin importar que en la mesa sean siete para comer”, agregaron.

“Las panaderías son un termómetro diario de la capacidad de consumo de la población y hoy vemos con preocupación que el pueblo ajusta las compras, no por moda, ahorro o dieta. Lo hace porque no les alcanza para llegar a fin de mes”, expresaron desde la Federación.

Los productores invitaron al gobierno provincial y nacional a reflexionar acerca de esta situación y manifestaron que las panaderías más afectadas son las más pequeñas: "la mayoría de esas micropymes son empresas familiares”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate