Los turistas de un hotel céntrico vivieron una noche de terror cuando resultaron intoxicados por inhalación de monóxido de carbono. El hecho se produjo en el hotel de la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva), ubicado en Bolívar al 2400, a cuatro cuadras del Casino Central, donde un grupo de huéspedes comenzó a sentir malestar mientras se encontraba en el comedor, y debió recibir asistencia médica.

Estábamos cenando y de repente se desvaneció una señora y se cayó, después un nene se durmió. Le decían: ‘¿Qué te pasa?’ Y siguieron más personas, las cocineras y fue un caos. Se empezaron a desmayar todos, todos descompuestos”, contó Diego, un huésped del hotel sindical, a Ahora Mar del Plata.

El turista aseguró que se trataba de “un quemador que estaba quemando mal y no se sentía olor” pero que los síntomas se hacían sentir: “Nos zumbaba la cabeza, nos explotaba la cabeza y nadie daba una explicación de nada. Si ocurría a las 3 de la mañana no contábamos el cuento. Estábamos todos muertos”.

El incidente se produjo cerca de las 9 de la noche y hasta las 5 de la madrugada permanecieron afuera del edificio que fue evacuado. En el lugar intervino rápidamente personal de Bomberos y de Defensa Civil, que retiró del edificio a los afectados, y a más de 180 personas que estaban alojadas en el lugar, así como a 13 trabajadores del establecimiento.

También llegaron al lugar ambulancias del SAME y de servicios médicos privados, que brindaron asistencia a los intoxicados, y se dispuso el traslado al Hospital Interzonal General de Agudos de tres mayores, mientras que dos menores fueron derivados al Hospital Materno Infantil.

“Estamos esperando una respuesta, nos dieron un hotel pero tengo la camioneta en el estacionamiento y no me la dan. No sabemos nada, estamos esperando una respuesta”, agregó Diego.

El titular del SAME, Juan Di Mateo, informó que en estos cinco casos presentaban "síntomas de intoxicación de diferente magnitud" y que todos ellos fueron "asistidos en la guardia con oxígeno terapia".

"El resto de los pasajeros fueron asistidos en el lugar y no presentaban más síntomas", aseguró Di Mateo.

Si bien inicialmente trascendió que se había tratado de un escape de gas, fuentes municipales confirmaron que se trató de una "intoxicación por inhalación de monóxido de carbono".

"Hubo una acumulación de monóxido por algún desperfecto o combustión incompleta, y el hotel no tenía gas natural ni medidor, sino gas licuado", señalaron.

Minutos después de las 23 llegó al lugar el intendente local, Guillermo Montenegro, y el secretario de Seguridad comunal, Darío Oroquieta, quien confirmó pasada la medianoche que hubo "una pérdida de monóxido de carbono, que indudablemente ha sido importante".

Aseguró además que "se evacuó de manera rápida, concreta y ordenada a 181 pasajeros que estaban en el hotel, junto con 13 empleados que se encontraban trabajando", y adelantó que, tras la intervención de personal de la Dirección de Inspección General municipal, se dispuso la clausura del establecimiento.

A partir de esta decisión, los responsables del hotel realizaron gestiones durante la madrugada para reubicar a las familias afectadas, para lo que el Municipio brindó la asistencia del Ente Municipal de Turismo.

Personal de Bomberos y de Defensa Civil dispusieron por su parte que los huéspedes no entraran al hotel a retirar sus pertenencias hasta que no fuera "seguro ingresar al edificio".

En el lugar se presentó además el fiscal Pablo Cistoldi, titular de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Culposos, quien investigará las causas del siniestro.

Comentá y expresate