"Estamos como en la milanesa del sandwich". De esta manera graficó el intendente Carlos Arroyo la situación que se vive entre los empresarios, los concejales, el Ejecutivo y la presión por aumentar el costo del boleto de colectivo.

Para Arroyo "el pasaje del colectivo no debe exceder" los $18,90 pero "entiende el reclamo de los empresarios por el aumento de los costos". En este sentido, dijo que "un día nos despertamos con un precio del dólar y los combustibles más elevado".

"No puedo dejar de pensar en la población. No le alcanza para pagar el boleto, a algunos no les alcanza para comer", afirmó el jefe comunal.

Además, el intendente le habló al Concejo Deliberante: "Yo creo en los concejales. Ellos son 24 para tomar esta determinación, espero que no me hagan tomar la decisión".

Las definiciones de Arroyo se dieron durante una recorrida en el predio municipal ubicado en Tres Arroyo y Alberti, donde supervisó la primera etapa de compactación de vehículos secuestrados.

Las tareas demandarán unos 60 días y se compactarán 1218 automotores y 4093 motos. El intendente decretó que todo lo recaudado por la venta de la compactación será destinado a la Fundación del Hospital Materno Infantil (Fundami).

"Estamos presenciando una parte del proyecto original de la campaña que era ordenar y limpiar la ciudad", dijo Arroyo. "Es necesario limpiar estos lugares por una cuestión de orden y para tener espacio útil para seguir acumulando autos en secuestro porque –lamentablemente- la cantidad de incumplimientos en materia de tránsito aumenta día a día", agregó.

Comentá y expresate