El intendente Carlos Arroyo todavía no definió si vetará la ordenanza que declara la emergencia educativa. Sin embargo, consideró que es “excesivo tildarlo de emergencia”. Por su parte, los gremios docentes pidieron la rápida promulgación y afirmaron que “más del 50% de las escuelas de Mar del Plata tienen graves problemas de infraestructura”.

Los sindicatos realizaron una conferencia en conjunto y adelantaron que si el jefe comunal da marcha atrás con el expediente aprobado por el Concejo Deliberante, “podría haber un paro distrital”.

“No entendemos por qué les molesta que se haya declarado esta emergencia educativa. Si es declarada, tienen más posibilidades de actuar de forma más rápida. Nos tendrían que agradecer, porque fuimos nosotros los que veníamos insistiendo. Buscan un nuevo impedimento para poner en condiciones las escuelas y jardines”, expresó Alejandra Ayek, secretaria de Educación del Sindicato de Trabajadores Municipales.

Gustavo Santos Ibáñez, secretario general de Suteba, recordó por su parte que el gobierno nacional “había dicho que iban a construir 3 mil jardines de infantes y 10 mil aulas a lo largo y ancho del país, pero no han hecho nada”. “En Mar del Plata – agregó–, se agrava porque no hubo un plan estratégico de refacción y conservación de escuelas y hoy nos encontramos con más del 50% de las instituciones con graves problemas de infraestructura”.

Y agregó que el veto de la ordenanza “implica que el Suteba y otros gremios lleven adelante paro distrital”. “Tiene que resolver esta emergencia”, remarcó.

El intendente habló con Telediario, el noticiero de Canal Diez, y explicó que aún no tiene una definición. “Tengo que hablarlo con el secretario. Para que vean que procedo limpiamente y con corrección administrativa, desde el punto de vista de la conveniencia personal, me conviene no vetarla porque puedo comprar cualquier cosa sin licitación pública para resolver los problemas educativos”, consideró.

“Desde el punto de vista de la realidad, creo que fue una ordenanza apresurada, porque si analizamos los dineros volcados a la educación, el presupuesto es muy grande y hay un montón de obras en ejecución”, sostuvo.

Arroyo detalló que hay 222 establecimientos provinciales y cerca de 55 municipales. “Esto no se resuelve en días, meses o en un año. Tampoco hay recursos de gente y dinero. Administrativamente (la Municipalidad) no es un boliche, hay que hacer una licitación, un concurso y un expediente”, amplió.

Por otro lado, opinó que “es excesivo tildarlo de emergencia”. “Pero también los entiendo, porque los edificios no están en las condiciones que deberían estar. Pero tampoco lo estarán a fin de año, ni con esta ordenanza”, aseveró.

Comentá y expresate