La asunción de Sergio Massa necesitaba llevarse adelante con bombos y platillos. Así lo entendió el oficialismo. Darle volumen político. Y así fue, ya que el Museo del Bicentenario, donde se realizó el acto de presentación del funcionario como ministro de Economía, contó con mil invitados.

La expectativa era fuerte por lo que representa la figura de Sergio Massa, pero también por las primeras medidas que anunciaría y que marcarían, de alguna manera, el rumbo que tomaría su gestión de cara a cumplir las metas planteadas con el FMI, bajar la inflación, disminuir el déficit fiscal, acumular reservas, frenar el dólar. Pero para Juntos por el Cambio, los lineamientos que dio el nuevo titular del Palacio de Hacienda dejaron sabor a poco.

image.png

Según confesaron algunos miembros de la oposición, esperaban un “plan de shock” dirigido a estabilizar el tipo de cambio y las principales variables macroeconómicas; sin embargo, salvo la decisión de recortar aún más los subsidios energéticos, a su juicio faltaron precisiones sobre cómo el Gobierno pretende cumplir con el compromiso de ajustar el gasto público pactado con el Fondo Monetario Internacional.

En ese sentido, Luciano Laspina (PRO), sostuvo: “El modelo kirchnerista estaba muerto y hoy Sergio Massa firmó el certificado de defunción. Este gobierno consumió todos los stocks y les estalló el modelo en las manos. Massa anunció un ajuste en las tarifas y en el gasto público, pero es insuficiente. El gasto debe caer 18% en términos reales para cumplir la meta del FMI.”

Se terminó la mentira de la caja inagotable. Ya no podrán levantar más el dedo acusador. Pero con ajuste fiscal no alcanza, hay que cambiar radicalmente el modelo kirchnerista”, añadió el funcionario del PRO.

En esa línea, para Mario Negri, jefe del bloque de diputados de la UCR, los anuncios del nuevo superministro "adolece de presiciones". Y argumentó: "Más que anunciar que no habrá más emisión monetaria, lo positivo hubiese sido el envío de un proyecto de ley al Congreso que garantice la independencia del Banco Central".

“De los tres asuntos clave que debe corregir el Gobierno sólo se aludió a la quita de subsidios. Hay que ver cuánto implica en términos de ahorro. Sin embargo, no hubo precisiones sobre el tipo de cambio y la tasa de interés”, dijo Mario Negri.

image.png

Por su parte, el diputado y jefe del bloque de Pro, Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO, también hizo hincapié en la necesidad de impulsar las leyes que están pendientes en la Cámara de Senadores y que pueden darle un impulso a la industria automotriz y la bionanotecnología. "Que le toque el timbre a Cristina Kirchner, que cuenta con las mayorías en la Cámara alta para aprobarlas mañana mismo si lo desea", declaró.

Alejandro Cacace, diputado de Evolución Radical, advirtió que los primeros anuncios del ministro no dan cuenta de un “plan de estabilización” de la economía y, sobre todo, de la inflación. “No se anunciaron medidas de shock, que en este contexto tal vez hubiesen sido necesarias. Es evidente que Cristina Kirchner, que tiene una visión ideologizada de la economía, impidió avanzar en un plan más contundente”, señaló.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate