La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (C.I.D.H.) dijo durante el fin de semana que “no es admisible otorgar la condición de persona al embrión”. Lo hizo respondiendo a la consulta formal que hizo el diputado Daniel Lipovetzky (Cambiemos), quien ha conducido los debates en el plenario.

De esta forma la CIDH ratificó la compatibilidad de la legalización del aborto y su estatus de libre y gratuito con los preceptos de la Convención Americana de Derechos Humanos.

En su respuesta a Lipovetzky, la CIDH recuerda que según la Corte Interamericana de Derechos Humano “no es admisible otorgar la condición de persona al embrión. La protección del derecho a la vida en virtud del artículo 4 de la Convención Americana ’no es absoluta, sino es gradual e incremental (…) debido a que no constituye un deber absoluto e incondicional, sino que implica entender la procedencia de excepciones a la regla general”.

“Las tendencias de regulación en el derecho internacional no llevan a la conclusión que el embrión sea tratado de manera igual a una persona o que tenga un derecho a la vida”, sentencia la CIDH basándose en los postulados de la Corte Interamericana.

Lipovetsky, una vez recibida la respuesta de la CIDH, manifestó a algunos medios que “se decía que la despenalización del aborto violaba la Convención Americana sobre Derechos Humanos y por eso era inconstitucional. Ha quedado claro que no lo es. La propia Comisión lo ha ratificado con el informe que nos ha brindado en base a mi pedido”.

Comentá y expresate