“Preocupación es la palabra fuerte que tenemos desde hace varios años, pero de manera particular en los últimos meses. Sin hacer una lectura de tipo partidario, cosa que tratamos de evitar desde la Iglesia, vemos que la situación es cada vez más compleja”. El Monseñor Gabriel Mestre, Obispo de la Diócesis Católica de Mar del Plata, lanza su reflexión luego de conocer los datos del Indec, que arrojaron que hay 157.734 pobres y 41.164 indigentes en la ciudad, un 24,8% y 6,5% respectivamente del total de la población.

La preocupación no es nueva. Pero si más profunda. Según Mestre, sus recorridas por la ciudad le permiten comprobar la crudeza de la situación. “Esto se ve ratificado por los datos oficiales del Indec y también a través de los datos de la UCA, que tiene un medidor propio, el observatorio de la deuda social, que es muy preciso y muy amplio. También ratificamos esto, en mi caso concreto, en las visitas que hago a los barrios de la ciudad de Mar del Plata y también en el centro, con Caritas, en la noche de la caridad, en los desayunos y en los merenderos”, le dijo a Ahora Mar del Plata.

Las personas en situación de calle representan otra preocupación para el obispo. Y según detalló, en los barrios y en el centro, “la situación es cada vez más crítica”. “La Noche de la Caridad hace muchas más viandas que las que hacía en el último tiempo, el Hogar de Nazaret sigue con sobrepoblación. En los barrios y en el centro de la ciudad veo más gente en situación de calle, durmiendo en entradas de galerías, lo que refleja que la situación está cada vez más crítica”, indicó Mestre.

Según Mestre, “la labor de la iglesia es, de cara a la necesidad puntual, contener y acompañar”. “En el ámbito propio de la pastoral social, un ámbito más reflexivo y, a la vez, más interpelativo, se plantean los temas que están de fondo. Hace dos semanas nos reunimos los obispos e hicimos un pequeño documento final con dos palabras claves: trabajo y educación”, concluyó.

Comentá y expresate