El Banco Central decidió este martes aumentar en 100 puntos básicos su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, a 28,75%, con el objetivo de acentuar la baja inflacionaria y minimizar el impacto de los próximos aumentos de precios regulados. En un comunicado, la autoridad monetaria señaló que los indicadores mostraron "desde octubre una menor inflación", aunque aclaró que "todavía se encuentra por encima del nivel buscado".

La decisión estuvo en línea con lo esperado por el mercado luego de que el presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, indicara: "Vamos a mantenernos ahí con las tasas en el verano para que continúe el proceso de desinflación". "Hay un triángulo conformado por la tasa de interés, el tipo de cambio y las paritarias; por lo que, cuanto mejor nos vaya en un aspecto, más fácilmente podremos encarar los otros dos", evaluó.

En un comunicado, el organismo señaló que los indicadores mostraron "desde octubre una menor inflación", aunque aclaró que "todavía se encuentra por encima del nivel buscado". Puntualizó que en las últimas dos semanas se conocieron los resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) llevado adelante por el Banco Central, el cual arrojó que las expectativas de inflación para fin de 2017 aumentaron respecto del mes anterior de 22% a 23% para el IPC a nivel nacional.

Recordó, además, que la inflación esperada a 12 meses creció de 16,9% a 17,3%, mientras se espera un avance en el nivel general de precios de 16% para 2018. "Las expectativas se mantienen por encima de las metas de inflación", advirtió.

Subrayó que procurará "acentuar la baja inflacionaria y minimizar el impacto de los próximos aumentos de precios regulados". "El Banco Central decidió aumentar en 100 puntos básicos su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, a 28,75%", puntualizó. Resaltó, además, que espera que, "con ese incremento en el sesgo contractivo de la política monetaria, la tendencia decreciente de la inflación núcleo se consolide más rápidamente en los próximos meses".

No es la primera vez que la entidad que conduce Sturzenegger decide aumentar la tasa de política monetaria ante una suba de tarifas. Vale recordar que en octubre pasado el BCRA subió la tasa de referencia en más de seis meses ante alza mayor a la esperada en combustibles. En esa oportunidad, argumentaron que se esperaba una "desaceleración más pronunciada" de la "inflación núcleo", en medio de un incremento en el precio de los combustibles "superior al esperado".

Por lo pronto, el Gobierno prevé una batería de aumentos de precios en el transporte público, los servicios públicos, el monotributo y los peajes, entre otros. Quizás el de mayor impacto sea la suba de la tarifa de gas.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate