La Cámara de Diputados renovó este miércoles sus autoridades tras la jura de los 126 diputados electos en las elecciones de octubre pasado. Sin embargo, a pesar de la paridad de género votada en la última sesión ordinaria del año, ninguna mujer fue incluida entre los principales cargos.

La presidencia de la Cámara baja quedó nuevamente en manos del diputado del PRO Emilio Monzó, quien aseguró al asumir que los representantes del oficialismo "no son los dueños de la verdad" y que seguirán abiertos "al diálogo" con todas las fuerzas políticas.

Al igual que en 2017, secundará a Monzó como vicepresidente primero el sanjuanino kirchnerista José Luis Gioja.

En tanto, en este nuevo período ordinario, como vicepresidente segundo asumirá el radical mendocino Luis Petri, en lugar de la también legisladora de la UCR Patricia Giménez, y como vice tercero, el ex vicegobernador cordobés Martín Llaryora (PJ), en reemplazo de Felipe Solá, del Frente Renovador.

El diputado de Peronismo para la Victoria, Leonardo Grosso, si bien advirtió que su bloque iba a acompañar la votación de las nuevas autoridades, expresó: "Hace dos semanas en el Congreso hemos votado la paridad de género. Pero en las autoridades de la Cámara que hemos designado no hay una sola mujer. Desde el año 2001 que no sucedía. ¿No es hora de dejar de lado nuestros privilegios como hombres?".

Embed

Fuente: ambito.com

Comentá y expresate